Image default

¿Qué buscan los gobernadores con su propuesta de reformar la Corte Suprema?

Los gobernadores de 16 provincias pretenden ampliar los miembros del máximo tribunal, modernizar la estructura de la Corte, dotarla de “un verdadero carácter federal” y regular la permanencia de los jueces. 

El documento es escueto pero su impacto político es amplio. “El objetivo es que la Corte Suprema de Justicia sea más moderna, más eficaz, acorde a las mejores experiencias internacionales, y principalmente que tenga un verdadero carácter federal”, dice el texto que redactaron 16 gobernadores y gobernadoras justicialistas. El propósito de los mandatarios provinciales es impulsar en el Congreso un proyecto común para modificar al máximo tribunal. El planteo se da en medio de la disputa judicial por la coparticipación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) –-que el ex presidente Mauricio Macri aumentó por decreto y por fuera de la ley federal de coparticipación–, y cuya resolución quedó ahora en manos de los cortesanos.

“Los abajo firmantes, gobernadores y gobernadoras de las provincias, hemos decidido elaborar un proyecto para nueva conformación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que contemple los proyectos ya presentados, muchos de los cuales han tomado estado público y parlamentario”, dice otro párrafo del documento firmado por Axel Kicillof (Buenos Aires); Ricardo Quintela (La Rioja); Raúl Jalil (Catamarca); Alberto Rodríguez Saá (San Luis); Gildo Insfrán (Formosa); Osvaldo Jaldo (Tucumán); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Gustavo Melella (Tierra del Fuego); Sergio Uñac (San Juan); Sergio Ziliotto (La Pampa); Gustavo Sáenz (Salta); Jorge Capitanich (Chaco); Oscar Herrera Ahuad (Misiones); y Mariano Arcioni (Chubut). Respecto de otros planteos que venían realizando los gobernadores del PJ, en este caso no se sumó el santafesino Omar Perotti.

La mayoría de estas provincias había solicitado a la Corte ser amicus curiae (intervenir en un litigio como terceros interesados) en la causa que el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, llevó hasta el máximo tribunal. Los gobernadores argumentan que si la Corte Suprema convalida el aumento discrecional que hizo Macri del porcentaje de coparticipación destinado a CABA, se perjudicaría a los otros distritos del país.

Sin acuerdo entre el gobierno nacional –que redujo parte del porcentaje que Macri le adjudicó a la Ciudad– y el gobierno porteño, los supremos decidirán quién se queda con los recursos. 

“Mirada federal”

Es en ese marco que los gobernadores del peronismo dieron a conocer la iniciativa para modificar la Corte Suprema. “Firmamos una declaración ‘Por una Corte Suprema de Justicia Federal’. Asumimos el compromiso de continuar generando consensos entre todas las provincias para instar a un debate legislativo bajo una mirada federal”, explicó el bonaerense Kicillof.

Jalil sostuvo que la propuesta y el documento se vinculan con “temáticas que nos afectan y preocupan, asumiendo el compromiso de buscar consenso con todas las provincias para instar a un debate legislativo bajo una mirada federal”. El gobernador de Catamarca detalló que convocarán “a efectos de la redacción del proyecto de ley respectivo a especialistas y juristas notables de cada una de las provincias”. 

Ricardo Quintela fundamentó sin eufemismos uno de los motivos centrales por los cuales decidieron promover este proyecto: “No puede ser que cuatro personas manejen las libertades, los bienes y los intereses de 47 millones de argentinos”. En la actualidad, agregó el gobernador de La Rioja, hay “una Corte de cuatro miembros que se toman atribuciones del Poder Ejecutivo y también del Legislativo”. Y “esto molesta” y por eso “hay que modificarlo”, dijo y redobló sus críticas: “Es necesario tener una Corte federal que tenga una mirada diferente y que defienda y represente los intereses de la Argentina, no que represente y defienda a los intereses concentrados”.

Los gobernadores vienen sumando varios reclamos vinculados a la coparticipación. De hecho, pusieron en agenda el reclamo para que el Congreso debata “un nuevo modelo de distribución de compensaciones tarifarias” en materia de transporte público de pasajeros, donde CABA también recibe las mayores contribuciones del Estado Nacional. En un encuentro realizado el lunes en el Consejo Federal de Inversiones, los mandatarios expresaron una “profunda preocupación por el transporte público de pasajeros que afecta a la totalidad de los trabajadores, no solo del sector específico, sino a quienes usan este medio para llegar a sus lugares de trabajo, a los educandos, educadores y, en general, a toda la sociedad argentina”. Con esa argumentación, resolvieron instar “al debate legislativo en el Congreso Nacional sobre un nuevo modelo de distribución de compensaciones tarifarias que tengan como principio la igualdad y equidad en todo el territorio”, indicaron.

Desde esa perspectiva, la iniciativa para reformar la Corte no es una postura aislada de la coyuntura. Es un efecto colateral del reclamo que las provincias justicialistas impulsan para que el máximo tribunal no duerma la causa abierta contra el desequilibrado respaldo recibido por la Ciudad de Buenos Aires en concepto por coparticipación federal. Sobre este punto, Quintela sostuvo que los gobernadores “no están en contra del pueblo capitalino, sino en contra de un sistema que se ha formado y que tiene 200 años de vigencia; y que hay que transformarlo en su matriz política, institucional, productiva y económica”.

Ampliar y revisar

El texto de los gobernadores señala que el diseño del proyecto de ley de ampliación del máximo tribunal será elaborado y redactado con “especialistas y juristas notables de cada provincia”. El objetivo remarcado es que la nueva conformación del tribunal “tenga un verdadero carácter federal”. Quintela adelantó que se apuntará a una ampliación de los miembros del máximo tribunal y que también se planteará establecer un nuevo período en la permanencia de los ministros de la Corte, de modo tal que se acorte “la periodicidad de los jueces”. 

También se pretende abrir la posibilidad de que haya otra instancia para revisar los fallos. “Así como a nosotros se nos revisan los decretos, también las sentencias tienen que tener la posibilidad de ser revisadas”, comentó el riojano.

El texto del proyecto que finalmente redacten las provincias se sumará al debate que ya abrió el Senado sobre la modificación de la actual composición de la Corte Suprema. Allí, el oficialista Frente de Todos terminó de consensuar un proyecto común con el senador y ex gobernador rionegrino Alberto Weretilneck, que tambień buscaba “federalizar” al máximo tribunal. Ese proyecto lleva a 16 el número de magistrados de la Corte Suprema, establece la paridad de género entre los miembros y fija un cupo para cinco regiones (CABA, Buenos Aires, Norte, Centro, Sur) con un mínimo 3 magistrados por cada una de ellas. Al mismo tiempo, divide el tribunal en 5 salas de 3 miembros cada una, que se armarán en cada caso por sorteo “para evitar concentración de poder”.