Image default

Perotti acelera en la hidrovía

El gobernador dijo que el balizamiento desde Santa Fe hacia el norte, podría beneficiar el tráfico de otras provincias.

El gobernador Omar Perotti aseguró que es prioritario establecer un esquema de obras en la Vía Navegable Troncal, en el marco de la hidrovía Paraná-Paraguay, y destacó “el balizamiento desde la provincia de Santa Fe hacia el norte, lo que podría beneficiar el tráfico de otras provincias”. También celebró que hoy las provincias “somos parte de un órgano de control, cosa que antes no ocurría. Antes un funcionario de Vías Navegables que era el que decidía, el que tenía la información y no daba bolilla absolutamente a nadie”, añadió el mandatario. Para Perotti, en la mayor bajante del río de su historia, “se pudo operar porque el canal de la navegación permitió salir con el 70, 75% de la carga. Esto es impagable”, dijo.

En declaraciones periodísticas en Santa Fe, el gobernador Perotti dio su punto de vista sobre el camino que tomó la gestión de la Vía Navegable Troncal, donde Santa Fe es de suma importancia y una de las siete provincias que la componen y que hoy está bajo la órbita de la intervención de la Administración General de Puertos (AGP) a cargo de José Beni.

El gobernador señaló que es prioridad establecer un esquema de obras en la Vía Navegable Troncal para darle un mayor aprovechamiento al tráfico fluvial, como es el caso del balizamiento desde la provincia de Santa Fe hacia el norte, lo que podría beneficiar el tráfico de otras provincias. Además, para el gobernador, la coordinación mixta desde un órgano de control resulta fundamental.

“La Argentina empezó a saber algo más sobre la Hidrovía, para mí la obra de mayor impacto federal en la Argentina de los últimos treinta años. Es la que nos trajo el océano a la provincia, la que nos permitió acortar distancias y expandir la frontera agrícola, la que nos generó un proceso muy rico de inversiones en toda la ribera del Paraná” señaló sobre dicha materia el gobernador. Además, destacó que “vencida la concesión, el tiempo ha permitido mostrar otras posibilidades, empezar a ver números, analizar cómo el Estado recupera más información”.

“Hoy las provincias somos parte de un órgano de control, con un Consejo Federal de la Hidrovía para empezar a discutir con la Nación -cosa que antes no ocurría-. Antes un funcionario de Vías Navegables que era el que decidía, el que tenía la información y no daba bolilla absolutamente a nadie”, añadió el mandatario.

En ese sentido saludó que las provincias que la componen estén embarcadas en la discusión dentro del marco de “tener un órgano de control” que ordene las acciones que lleve adelante la AGP. “El deseo es salir del corto plazo y que podamos dar una extensión en el mediano y largo plazo para despejar dudas, para que claramente quede establecida la vía troncal y hacia dónde se expande, particularmente en Santa Fe la decisión de los actores económicos es desde el puerto de Santa Fe hacia el norte”. Valoró que ya haya un cuadro tarifario para el uso de la vía entre Santa Fe y Confluencia que diferencia el comercio nacional del internacional”, aseguró.

“La idea es establecer un esquema de prioridades de las obras a hacer en cada uno de los puertos para darle un mayor aprovechamiento al tráfico fluvial. Ojalá podamos tener ese balizamiento de Santa Fe hacia el norte con esas condiciones e incorporar provincias que siempre lo han planteado: Misiones y Formosa podrían beneficiarse del tráfico; Corrientes que si recibiera el combustible vía fluvial tendrían costos menores. Una de las actividades fuertes del puerto de Santa Fe es el combustible,” adicionó luego.

Asimismo, insistió en “garantizar la vía troncal”. Para el gobernador “se debe dejar la institucionalidad en el órgano de control, para poder establecer los vínculos a través del cual se lleve adelante la administración de la vía navegable en un esquema de concesión que contrate obras, que contrate a los mejores para hacerlo”.

“En la mayor bajante del río de su historia, se pudo operar porque el canal de la navegación permitió salir con el 70, 75% de la carga. Esto es impagable. No haber tenido esa vía nunca hubiera tenido la expansión y el desarrollo de la frontera agrícola como se ha dado. No serían viables muchas de las actividades que se desarrollaron. Pensemos el costo de llevar las cosechas en camión hasta Bahía Blanca o a Quequén. Existe la posibilidad de expandir la frontera cuando el flete se reduce”, destacó.