Image default

Bajar la inflación, mejorar los ingresos

Uno de los grandes objetivos de la política económica es bajar la inflación. Lograrlo es una condición para estabilizar la economía y mejorar los ingresos de los trabajadores y las trabajadoras en general y de los sectores más vulnerables en particular, entre otras cuestiones imprescindibles.

En frente están los devaluadores: aquellos que tienen sus activos dolarizados y, por lo tanto, se benefician con una devaluación. Ante ellos, el Gobierno sigue firme en su postura de mantener sin grandes variaciones el tipo de cambio. Para resistir con éxito las presiones de esos sectores, entre otras iniciativas, intenta fortalecer las Reservas. Por eso, ante las cosechas guardadas en las silobolsas, el Gobierno decide ofrecer temporalmente un dólar más alto para que las mismas se comercialicen y se produzcan las liquidaciones que aumenten las Reservas. Si eso sucede se consigue además un aumento de los ingresos fiscales: porque las retenciones no se calculan sobre los dólares sino sobre los pesos y, entonces, cuando se pagan más pesos por cada dólar los ingresos fiscales aumentan. Ello a la vez contribuye a que el Gobierno cumpla con el objetivo de alcanzar un déficit de 2,5% este año y un 1,9% el año que viene. En ese proceso se van ordenando las variables fuera de control que dejó la administración de Mauricio Macri.

La Argentina muy probablemente cierre el año con un crecimiento cercano al 5%, al contrario de lo que sucede en la mayor parte del mundo donde prevalece una tendencia a la baja. En paralelo, los salarios de los trabajadores registrados del sector privado no han perdido su capacidad adquisitiva. La variación real acumulada hasta septiembre, de acuerdo a los datos del INDEC, alcanzó el 0,6% interanual. Los que sí perdieron son los trabajadores no registrados: su salario, en promedio, registró una caída del 6,4% en el mismo lapso. Lo cual significa que se ha incrementado la brecha entre los trabajadores no registrados y los registrados. Es imposible resolver esta brecha sin bajar de modo sostenido la inflación.

Por otro lado, se incrementaron en un 40% los montos que reciben los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar, un programa que alcanza a 4.046.899 niños y niñas. Este instrumento ha tenido desde el comienzo de año una variación positiva del 90%.

También se aumentaron el Salario Mínimo, Vital y Móvil y el Plan Potenciar Trabajo. En diciembre se efectivizará el incremento de 15,62% para todas las jubilaciones y pensiones, un universo de alrededor de siete millones de personas. Y se confirmó un refuerzo de 10.000 pesos durante diciembre enero y febrero para los que cobran la mínima y de 7.000 para los que obtienen dos mínimas, alcanzando, de esta manera, al 84% del total de los jubilados. Con estos aumentos, según expresó la titular de ANSES, Fernanda Raverta, los que cobran la mínima van a lograr un 107% de mejora en el año, situándose por encima de la inflación.

El tema continúa siendo cómo hacer para que los formadores de precios reduzcan la magnitud de los aumentos, es decir, cómo hacer para intervenir en las cadenas de valor y revertir los efectos negativos de la puja distributiva respecto de los ingresos de los sectores populares.

Por esto, cobra gran importancia la puesta en marcha del Observatorio de Precios y Disponibilidad de Insumos, Bienes y Servicios. Porque este instrumento le puede permitir al Estado saber qué pasa en el interior de esas cadenas de valor. Hoy existe una situación en la que el productor dice que cobra poco y el consumidor dice que paga mucho. Entonces hay que poder entrar en esas cadenas de valor y ver qué sucede entre uno y otro de sus extremos.

En estos días, se aprobó el reglamento interno del Observatorio, se definió una agenda y se avanzó en la integración de la mesa de trabajo. La va a presidir el secretario de Comercio y va a estar compuesta por representantes de la Jefatura de Gabinete, de los ministerios del Interior, de Economía, de Obras Públicas, y de Ciencia, Tecnología e Innovación. Participarán además tres representantes de asociaciones de usuarios y consumidores.

El Gobierno avanza con una serie de iniciativas intentando controlar la inflación y, como consecuencia de ello y junto a otras medidas, mejorar la distribución del ingreso.

Por Carlos Heller – Diputado nacional por el Frente de Todos y Presidente del Partido Solidario.