Image default

Zulma Faiad: “No podemos los jubilados cobrar $6.300“

La actriz y vedette estuvo en “Mano a Mano con Monserrat” hablando sobre su vida y experiencias. Brindó su visión sobre la situación política.

Nacida en Santos Lugares, sus padres alquilaban al lado de donde vivía Ernesto Sábato. Luego se mudaron a Floresta donde concurrió a la Escuela Nº15: Manuel Peña y comenzó su entrenamiento en el Teatro Colón, la Escuela Nacional de Danzas y el Ballet de Beatriz Ferrari para ser bailarina clásica, porque su mamá quería que fuera como Alicia Alonso. Sin embargo, su pasión era la actuación y a los 13 años empezó por decisión propia a estudiar arte dramático con Hedy Crilla.

Si bien su infancia fue exigida y no jugaba como los demás por el sueño de su madre, eso no significa que le faltara cariño. Sus padres y tíos, 12 del lado paterno y 6 del materno, eran una fuente inagotable de amor: “Yo herede belleza interna porque tengo una familia muy unida”.  Siendo parte de una familia numerosa, igual le gustaba ser independiente y declaró que comenzó a viajar sola a los 8 o 9 años.

Su entrada en el mundo del trabajo pago comenzó siendo juvenil en el ballet de Beatriz Ferrari, cuando iba al Teatro Nacional Cervantes, y también con Hedy Crilla, cuando a los 14 años debutó haciendo ‘La princesa y el pastor’ en el Teatro Smart. Al ser menor, cobraba su mamá. Debido a esto le indigna que, habiendo trabajado desde chica, la hayan jubilado con una jubilación “de ama de casa”: “No podemos cobrar $6.300. Ningún jubilado”.

La enoja la desconsideración y las injusticias, y no soporta la infidelidad. Su gran amor fue Melchor Arana Cazón, con quien perdió la virginidad, y reconoció ser una persona coherente con lo que siente, simple, profunda e intensa. Su creencia es que si pensás en la vida no la podés vivir y añadió que es negadora para poder seguir adelante. Si bien su trabajo es más reconocido en el ámbito del teatro, hizo la trasnoche en Radio Nacional durante 10 años. Su mejor recuerdo es de trabajar con Tita Merello.

Conocida por decir siempre lo que piensa, explicó que la verdad, como el dolor, son intransferibles, y que no busca socios: “Estoy dándote un conocimiento, una experiencia personal de lo que me pasa y siento que a veces te quedás muy solo cuando decís lo que sentís”. También indicó que nadie puede tratarte mal si vos no dejás que lo hagan y que el valor de su autoestima se lo dio ella misma.

Su opinión es que el país se encuentra complicado y que desde que nació que ha habido problemas. Su peor situación fue cuando perdió a sus padres, a lo que sobrevino un ataque de pánico que, en su momento, tardaron 4 años en diagnosticarle y, hoy en día, después de finalizar la gira con ‘Mujeres de Cenizas’ quiere volver a hacer teatro o televisión, ya que que su vigencia se debe a que “no deja de estar”.

*Podés escuchar “Mano a Mano con Monserrat” todos los martes a las 21 hs por Radio Zónica.