Image default

Zelensky sugirió una cumbre con Putin en Jerusalén

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, afirmó ayer que podría reunirse con Vladimir Putin en Jerusalén para discutir la forma de poner fin a la guerra, mientras una fuente de su gobierno desmintió que el primer ministro israelí, Naftali Bennett, haya sugerido al mandatario aceptar todas las exigencias de Rusia para poner fin a la guerra. 

Zelensky reveló que, durante una de las conversaciones telefónicas que mantuvo con Bennett, le explicó su negativa a reunirse con Putin “en Ucrania, Rusia o Bielorrusia”. 

“Esos no son puntos en los que podamos encontrar la forma de entendernos y detener la guerra”, apuntó el presidente ucraniano durante una reunión con corresponsales extranjeros, al explicarse.“No estoy hablando de reuniones técnicas, sino de una reunión de líderes”, remarcó.

Luego, cuando se lo consultó sobre la posibilidad de encontrarse con Putin en la capital de Israel, una posibilidad de la que se viene hablando desde el comienzo de la invasión, el 24 de febrero, Zelensky se declaró favorable.

“¿Piensa que Israel puede ser un lugar así”, apropiado para la cumbre, “y especialmente Jerusalén?”, se le preguntó. “Creo que sí”, respondió el presidente según la agencia Interfax Ucrania, citada por el portal Israel Económico. “Sobre Israel y la mediación del primer ministro Bennett, en general somos positivos al interior del gobierno ucraniano”, agregó. 

“Personalmente, soy positivo sobre la mediación de cualquiera –enfatizó Zelensky–, pero no llamo a Bennett ‘cualquiera’ porque creo que puede desempeñar un papel importante, en primer lugar porque Israel es un país importante”.

“Tiene mucha historia y paralelismos” con Ucrania, siguió el presidente. Además, existe “una gran migración de judíos de Ucrania, Rusia”, e “históricamente es muy bueno tener esa mediación”, estimó.

Finalmente, Interfax Ucrania apuntó que, según Zelensky, “Israel debería estar entre los garantes de seguridad” del país invadido por Rusia. Bennett se comunicó telefónicamente con Zelensky en varias ocasiones, incluyendo una conversación poco después de reunirse en Moscú con Putin, el 5 de marzo último.

El gobierno de Bennett está tratando de mantener un complejo equilibrio entre Moscú y Kiev, en especial teniendo en cuenta que las fuerzas rusas controlan el espacio aéreo en Siria, donde se despliegan grupos de combatientes proiraníes.

Por otra parte, un asesor de Zelensky, Mijail Podoliak, negó que Bennet haya presionado al presidente ucraniano para que acepte las demandas rusas para el cese de hostilidades, entre ellas  el reconocimiento de las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, el fin de los esfuerzos para recuperar Crimea y prometer la neutralidad respecto a cualquier incorporación en la OTAN.

La versión había sido publicada por el portal israelí Valla, pero Podoliak insistió en el rechazo. “Eso es imposible por razones militares y políticas. Por el contrario, Israel insta a Rusia a evaluar los acontecimientos de manera más adecuada”, agregó.