Image default

Una mujer falleció ahogada con el semen de su amante

Una mujer se atragantó luego de una práctica de sexo oral. El hombre llamó desesperado al marido y le dijo que su mujer se estaba muriendo. Por supuesto, el esposo no le creyó y se enteró con el llamado del hotel alojamiento.

El suceso que nos convoca ocurrió en Natal, capital del estado de Rio Grande do Norte, donde una mujer casada, de 28 años, concurrió al hotel alojamiento para un encuentro subrepticio con su amante.

Ya en el cuarto y en medio de desaforados efluvios eróticos, la mujer comenzó a practicarle una felación y lo hacía tan bien, al parecer, que el hombre no pudo contenerse; pero tan grande y potente fue la eyaculación que la dama se ahogó con ella, literalmente.

Impotente para resolver el ahogo, el amante no tuvo mejor idea que llamar por teléfono ¡al marido de la mujer!, a quien le relató lo que sucedía ante sus incrédulos ojos: “Yo estaba tan desesperado que tomé el teléfono celular de ella y llamé a su marido y le dije todo”, relató el individuo a las autoridades policiales.

El marido, también incrédulo, se resistió a aceptar aquellos lamentos. “Lloré y grité por teléfono: corré, vení que tu esposa se está muriendo atragantada con mi semen”, declaró haberle dicho el amante al esposo, quien recién tomó conciencia del hecho cuando desde el hotel alojamiento lo llamaron para comunicarle la muerte de su infiel esposa.