Image default

Turbiedad en el agua

Pasado el temporal, los especialistas analizan ahora la turbiedad del agua en distintas profundidades del dique Ameghino.

El temporal que afectó a la provincia entre los últimos días de marzo y la primera semana de abril derivó en un aporte extraordinario de agua al embalse del Dique Florentino Ameghino a través de cañadones y cauces que hace muchos años no se encontraban activos, arrastrando a su paso todo tipo de sedimentos y elementos que generaron altos niveles de turbiedad en el espejo de agua.
En las últimas horas, y a partir de la estabilización de los valores de ingreso y erogaciones del embalse, se iniciaron tareas de medición para determinar los niveles de turbiedad del embalse a distinta profundidad.
A través de sondas se toman muestras para poder establecer cuánto tiempo demandará la decantación de los sedimentos como así también la normalización en los valores de turbiedad del agua, que tras pasar por las turbinas es erogada al río, aguas abajo del dique.
Las lluvias aguas arriba provocaron el desborde del río Chubut a la altura de Las Plumas. Y el ensanchamiento del cauce generó el arrastre de una importante cantidad de sedimento que kilómetros después ingresó al embalse. Una situación similar o quizás más compleja, se dio con el cauce del río Chico, que tras muchísimos años se activó por el aporte de las lluvias.
Así como ocurrió con los dos cauces naturales, idéntica situación se dio con cañadones que habitualmente transportan poco caudal de agua en las tormentas, pero que en esta oportunidad se vieron sobrepasados por la magnitud del meteoro climático y aportaron una significativa cantidad de agua y por consiguiente, sedimentos al embalse.
Hasta el momento no se pudo establecer con certidumbre cuánto tardará en decantar el sedimento que ingresó al espejo de agua en los aportes extraordinarios de las últimas semanas, pero se espera que con las mediciones que se realizaron ayer se puedan tener datos concretos sobre la turbiedad que existe a medida que se llega al lecho del dique y de esa manera conocer cómo se da el proceso de decantación en la actuales condiciones.
Las fuentes consultadas en Hidroeléctrica Ameghino informaron que vienen trabajando con el Instituto Provincial del Agua y las cooperativas en el monitoreo de la situación. Si bien el agua que se eroga mantiene altos niveles de turbiedad, disminuye a medida que el río se acerca a la desembocadura en Puerto Rawson y ahora resta establecer cuál será el comportamiento del agua contenida en el embalse para determinar el tiempo de duración del fenómeno.
Tras el temporal, los ríos Chubut y Chico y los cañadones que escurren hacia el embalse aportaron un volumen de agua superior a las erogaciones que realiza el Dique para mantener sus niveles operativos y de seguridad, pero ayer esos niveles se equilibraron y se mantenía una cantidad similar de ingreso como de salida de agua al complejo hidroeléctrico.