Image default

Trudeau recurrirá a Ley de Emergencias para detener el “Convoy de la libertad”

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, invocó medidas especiales, rara vez utilizadas, para tratar de detener al llamado ‘Convoy de la libertad’, movimiento que protesta contra las restricciones del Covid-19 y contra el Gobierno. La medida le permitirá a Trudeau abordar las protestas que cerraron algunos cruces fronterizos y paralizaron el centro de Ottawa.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, recurrió por primera vez durante su Administración a la Ley de Emergencias.

La cadena local CBC reportó que el ‘premier’ informó a los legisladores de su gobernante Partido Liberal que usaría la Ley de Emergencias de 1988, que permite al Gobierno federal autorizar medidas temporales especiales para garantizar la seguridad durante emergencias nacionales.

La medida, que otorga amplios poderes durante 30 días, permite el envío de militares a las calles. Sin embargo, Trudeau ha señalado que no tiene planes de convocar al Ejército. 

En una conferencia de prensa, Trudeau explicó que ha tomado la decisión, porque “es evidente” que “a pesar de sus mejores esfuerzos”, las autoridades locales “están teniendo problemas para hacer cumplir la ley de manera efectiva”.

El gobierno considera que “los bloqueos están dañando nuestra economía y poniendo en peligro la seguridad pública”, por lo que “no podemos y no permitiremos que continúen las actividades ilegales y peligrosas”. La máxima autoridad de ese país aseguró que las medidas “serán razonables” y “geográficamente específicas y dirigidas sólo a donde se necesitan” por un plazo de “tiempo limitado”. 

Sin embargo, la medida no limitará la libertad de expresión ni la capacidad de manifestarse legalmente en el país. 

El anuncio se da después de una reunión entre Trudeau y los jefes de Gobierno de todas las provincias del país. En ella, los primeros ministros provinciales de Alberta, Quebec, Manitoba y Saskatchewan, dijeron que estaban en contra de poner en vigor esta ley, ya que les parecía ”innecesaria”.

El Parlamento canadiense tiene un plazo de siete días para aprobar o revocar el uso de las medidas de emergencia, que permite que el gobierno federal anule las provincias y autorice medidas temporales especiales para garantizar la seguridad durante emergencias nacionales. 

Esta normativa solo se ha utilizado una vez en tiempos de paz, por parte del padre de Trudeau, el ex primer ministro Pierre Trudeau, quien invocó una versión anterior de la ley en 1970 después de que los separatistas de Quebec secuestraran a un ministro del gabinete provincial y a un diplomático británico.

Ahora, el líder canadiense la utiliza para tratar de sofocar las protestas que han sumido al país en una crisis prolongada.

El llamado ‘Convoy de la libertad’ inició en Ottawa, la capital, el pasado 28 de enero, con miles de personas en camiones y otros vehículos que se movilizaron en rechazo a la exigencia a los camioneros de estar completamente vacunados contra el Covid-19 para cruzar la frontera terrestre con Estados Unidos.

De lo contrario, estos trabajadores deben presentar una prueba de detección del virus y aislarse.

Del rechazo original, la protesta se transformó en una manifestación más amplia contra todas las restricciones relacionadas al Covid-19 y contra el Gobierno liberal, incluida la oposición a un impuesto al carbono.

Plataformas de financiación colectiva bajo observación

Además de proporcionar recursos policiales, Canadá también ampliará el alcance de sus normas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo para cubrir las plataformas de financiación colectiva. La ministra de Finanzas, Chrystia Freeland, argumentó que “estamos haciendo estos cambios porque sabemos que estas plataformas se utilizan para apoyar bloqueos ilegales y actividades ilegales que están dañando la economía canadiense”.

Ahora, “todos los programas de crowdfunding y los proveedores de pagos que utilizan deben registrarse en la agencia contra el lavado de dinero de Canadá, FINTRAC, y reportar actividades sospechosas con efecto inmediato”.

Los bancos también tendrán la potestad de congelar temporalmente las cuentas de los sospechosos de apoyar los bloqueos sin necesidad de una orden judicial. El seguro de los camiones involucrados en los bloqueos también quedará suspendido.

El puente de Ambassador vuelve a funcionar

Este lunes la Policía Montada canadiense detuvo a 11 personas que participaban en el bloqueo del cruce fronterizo de Coutts, en el oeste del país, y que tenían numerosas armas de fuego y chalecos antibalas. 

El puente Ambassador, el principal cruce terrestre entre Canadá y Estados Unidos, volvió a estar abierto al tráfico desde la noche del domingo, informaron las autoridades, luego de que la policía despejara el área.

Esta infraestructura fronteriza, la más transitada de América del Norte, volvió a estar habilitada después de que los uniformados detuvieron a los manifestantes que quedaban en el lugar y retiraron los vehículos.

La fuerza pública procedió luego de que el pasado viernes 11 de febrero una orden judicial exigió el desbloqueo de la ruta, en Windsor, Ontario, que conduce a Denver, Estados Unidos. Sin embargo, al menos otros dos cruces entre Canadá y EE.UU. siguen cerrados al tráfico: el de Coutts y el de Emerson. El centro de Ottawa también permanece ocupado por alrededor de 400 camiones y cientos de personas

Desde el pasado 7 de febrero, el ‘Convoy de la libertad’ se extendió hacia las vías fronterizas en la provincia de Ontario y su vecina Manitoba, causando el caos con el bloqueo al tráfico en ambas direcciones.

La situación ocasionó daños comerciales y económicos. Incluso gigantes de la industria automotriz como Ford y General Motors informaron el jueves 10 de febrero que se vieron forzados a cerrar sus plantas o reducir la producción, debido a las obstrucciones para transportar piezas de fabricación entre los dos países.

Esta movilización ha tenido réplicas en otros países como Francia, Nueva Zelanda y Australia. Y en las últimas horas, una caravana similar con alrededor de 500 autos llegó a Bruselas.

Sin embargo, las autoridades locales ya habían vetado la entrada de manifestantes a esta ciudad central de la Unión Europea. La policía dirigió a los activistas a un lugar de estacionamiento a las afueras de Bruselas, desde donde los manifestantes continuaron a pie hasta una plaza en el centro de la capital belga y el área que alberga las instituciones del bloque comunitario. 

Fuente: France24