Image default

“Sentí hasta vergüenza, me da mucho dolor”, declaró Juan Pedro Guarino

“Vi a Máximo al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones”, agregó al declarar el joven que había veraneado con los rugbiers y que fue imputado y luego sobreseído.

Juan Pedro Guarino, uno de los dos jóvenes que fueron imputados y luego sobreseídos en la investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad balnearia de Villa Gesell, aseguró este lunes que sintió “hasta vergüenza” tras la agresión de sus amigos al joven, y agregó al declarar como testigo en el marco del juicio que enfrentan sus ocho amigos por el ataque que cuando vio a “Máximo Thomsen al lado de un chico tirado” supuso que “se estaban peleando de vuelta”.

En tanto, otro de los amigos de los ocho rugbiers acusados, Tomás Ítalo Colazo (19) -quien era menor de edad al momento del hecho y nunca estuvo imputado en el caso- recordó haber visto a Fernando “cerca” de los acusados Máximo Thomsen y Ciro Pertossi tras “una pelea” frente al boliche “Le Brique” y contó que al ver a la víctima caída le puso “el brazo a Máximo en el pecho” y lo tiró “para atrás”, con “la intención de que no se peleen más”.

Si bien estaba prevista para esta jornada la declaracion del segundo joven que estuvo imputado en la causa y luego fue sobreseido, Alejo Milanessi, tanto la defensa como el particular damnificado acordaron desistir de su testimonio, por lo que el juicio iba a continuar esta tarde con las declaraciones de algunos de los padres de los rugbiers sometidos a juicio y de otros amigos de los imputados.

El primer testigo de la 11va. jornada del debate fue Guarino, quien en declaraciones que brindó ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores dijo que vio a “Máximo Thomsen al lado de un chico tirado” y que supuso que “se estaban peleando de vuelta”.

“Vi a Máximo al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones”, señaló Guarino, ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad de Dolores, y agregó: “Sentí mucha vergüenza, me da mucho dolor”.