Image default

Se apartó de la causa el juez que obligaba a Julieta Prandi a revincular a sus hijos con Claudio Contardi

La modelo brindó una entrevista en “Intratables” que terminó moviendo las fichas de la causa por la tenencia de los dos nenes.

Julieta Prandi decidió salir a hablar y dar aún más detalles del calvario que vivió (y sigue viviendo) con su exmarido Claudio Contardi. Indignada con la Justicia, movilizada por sus hijos y también desbordada por la situación, sus palabras fueron muy claras en el aire de Intratables (América).

“Y yo te estoy mirando a vos Hernán García LázaroNo te tengo miedo, tampoco respeto. Algún juez digno se va a poner el traje de juez y va a escuchar los derechos que estás violentando de mis hijos”, dijo enfáticamente mirando a cámara. Al fin el Juez la escuchó y, si bien no le dio una solución inmediata, decidió apartarse del caso.

Por qué denunció Julieta Prandi a Claudio Contardi

Julieta Prandi sorprendió a todos al contar que estaba separada debido al maltrato y violencia verbal que sufrió durante todo su matrimonio con Claudio Contardi. La modelo estaba casada desde 2011 con él y tienen dos hijos en común.

Con el divorcio firmado desde 2019, la lucha judicial continúa para ella que, desde hace dos años, intenta demostrarle a la Justicia que las condiciones no están dadas para que su exmarido comparta la tenencia con ella.

Este viernes, estuvo en Intratables (América) y en un mano a mano con Alejandro Fantino, repasó la traumática historia. Tras sostener que se separó después de ser víctima de todo tipo de violencia y abuso, la modelo expresó que lleva tres años de lucha en la Justicia y un calvario de una década y media. “El tiempo que conviví con esa persona, que fueron 15 años, fue un calvario. Y ahora tengo tres más con la Justicia. Una vida”, resumió.

A lo largo de la entrevista, se cuidó de no nombrarlo y explicó que tiene un bozal legal por el que puede recaerle una multa de 50 mil pesos. “Decido hablar igual porque creo que pasaron todos los límites, me empujaron demasiado al abismo y estoy entre caerme al precipicio o hablar. Y voy a hablar”.

Entonces se metió de lleno en los motivos que la impulsaron a romper el silencio: “Empezar a escuchar la voz de mis hijos que me contaban la misma violencia que sufría yo, pero en carne propia”.

“Es el día de hoy que pago todo con mi sueldo. Pero el juez pretende que se lo entregue a un violento y a una persona que es un facilitador”, señaló en referencia a la causa que está caratulada como corrupción de menores.

Uno de sus hijos está próximo a declarar en cámara gesell, ya que pudo contar lo que le pasó recién ocho meses después de lo sucedido. Los dos menores expresaron en Servicio a la Niñez que le tienen miedo a su padre, es por esto que llamó la atención la decisión que había tomado el juez anterior.

Consultada por la relación de sus hijos con su padre, destacó que el más chico no tiene vínculo y lo llama por su nombre. Por el otro lado, sostuvo que el mayor no lo ve desde febrero y que se quiere sacar el apellido: “Averiguó y a los 13 puede hacerlo”.