Image default

Padre e hijo se encuentran en grave estado tras el accidente del Dakar

El Mini Cooper manejado por la china Guo Meiling perdió el control y atropelló a diez personas, en la ruta 8 camino a Arrecifes. Hay al menos dos víctimas en estado delicado. 

El primer día del Dakar 2016 comenzó de la peor manera: la piloto china Guo Meiling, del equipo Mini, se despistó mientras corría el prólogo de apenas 11 km en la localidad bonaerense de Arrecifes y atropelló a varias personas del público tras perder el control del vehículo, aparentemente luego de un salto.

serían diez las personas que fueron embestidas por el auto número 360 y tres de ellas estarían en grave estado tras los golpes sufridos. Inmediatamente el prólofo fue suspendido y las máquinas que aún no lo disputaban siguieron su marcha hacia Rosario a modo enlace.

“Son diez los heridos. Cuatro pediátricos y seis adultos, entre los cuales hay una embarazada, que no tenía nada, solo contusiones leves. Hay tres heridos graves, de los cuales dos (padre e hijo) fueron derivados al hospital Austral de Pilar por traumatismos severos.  A los otros los estamos tratando de estabilizar acá”, contó Daniel Modesto, jefe de guardia del Hospital Santa Francisca de Arrecifes.

“Justo en la zona en que se despistó no había ningún talud, ninguna defensa… Hay cuatro o cinco personas graves”, explicó el piloto Luis José Di Palma, que corre en TC y Top Race, al programa Campeones (Radio Rivadavia). “Había varios chicos… No me quise acercar para no entorpecer el operativo de seguridad”, agregó.

En el lugar también estaba Agustín Canapino, otro destacado piloto argentino, quien contó también a Campeones lo que le tocó vivir en primera persona. “Pasó de ser una fiesta a un infierno en un segundo. La piloto saltó y cuando cayó perdió el control del auto y se fue contra le gente… Fue una pesadilla”.

Juan Andrés Calegari, expiloto del Dakar, también estaba en el lugar y contó lo que vió. “El salto se estaba rompiendo por el paso constante de los vehículos. El Mini tocó tierra, salió cruzado hacia la izquierda y rozó el alambrado. El piloto quiso corregir y entonces salió hacia la derecha, allí embistió al público”, explicó.

“Fue una de las cosas más feos que me tocó ver en el automovilismo”, declaró Alvarez a “Campeones”, por Rivadavia. “Ví mucha gente muy herida, muy golpeada, fue desesperante. Venía muy rápida, el Mini terminó muy cerca de nuestra camioneta, al punto que una de las piedras que levantó en el despiste le pegó en la rodilla a mi papá” contó. Carlos Alvarez, el padre de Juan Cruz, fue piloto de automovilismo en la década del ’80.

Según el subjefe de los Bomberos Voluntarios de Arrecifes, fueron internados ocho heridos de consideración, con politraumatismo varios, de los cuales tres eran menores, uno de ellos con fractura de cadera. Uno de los heridos estaba muy comprometido con fracturas varias y un fuerte golpe en la cabeza.

El prólogo era de apenas 11 kilómetros, el que iba a servir para determinar el orden de largada de la primera etapa, que se disputará mañana entre Rosario y Carlos Paz.