Image default

Lucía es fotógrafa, sub 20 y le imprime erotismo a la vida cotidiana

Lucía Noel: comenzó publicando sus fotos y, viralización mediante, ahora “dispara” a pedido. “No bajo línea, todo se da naturalmente”, dice.

Futuro perfecto. De golpe se ha invertido la ecuación y las mujeres sólo se cosifican entre ellas. El varón señalado y perseguido por el Feminismo dejó de piropear hace rato y ya no mira ni siente ni nada en relación a su semejante con tetas. Un cambio de cultura -esto es una charla con Lucía Noel, estudiante de Sociología, sub 20, fotógrafa de mujeres que se (le) desnudan-. Los hechos: Lucía Noel empieza a sacarse fotos, las fotos se viralizan y la repercusión cae como un piano: cuándo, cuánto.

 Lucía Noel y su sitio de fotos en el baño de un departamento, en un contrafrente oscuro, fotos de entrecasa, en camas, en lencería ratonera. (Human Behaviour)

Empiezan a sumarse otras mujeres, chicas que parecen sueños materializados o materias que parecen chicas soñadoras. Esa duda es la gran creación de Lucía Noel (¡al fin un poco de ambigüedad, al fin un rulo para matizar tanto lacio definitivo!).

Lucía Noel y su sitio de fotos en el baño de un departamento, en un contrafrente oscuro, fotos de entrecasa, en camas, en lencería ratonera. (Human Behaviour)

Fotos en el baño de un departamento, en un contrafrente oscuro, fotos de entrecasa, en camas, en lencería ratonera, fotos que dejan ver los tatuajes ocultos. Sensualidad amateur, estetización perturbadora. Cuando se le pregunta si los hombres cosificamos mejor que las mujeres, nos dice que no entiende eso de “mejor”. Tiene razón: ¿cosificamos más o menos que las mujeres?

Lucía Noel y su sitio de fotos en el baño de un departamento, en un contrafrente oscuro, fotos de entrecasa, en camas, en lencería ratonera. (Human Behaviour)
“Yo empiezo a sacar fotos y no digo nada. Voy a las casas de las chicas, paso a su intimidad, me quedo dos o tres horas… y ellas eligen quedarse en bombacha, en corpiño. Desvestidas”.

Silencio.

“Como que la mujer tiende a desvestirse sola. No sé por qué. Ocurre. Eligen quedarse cómodas o, bueno, quizás yo transmito esa comodidad”.

Silencio.

“Son mujeres reales, no modelos que están trabajando. ¿Viste las fotos? Yo también busco entender qué es lo que pasa, por qué se desnudan”, dice como la socióloga que pronto será.

“Se fue corriendo la bola de lo que hago y me contactan. No cobro mi trabajo, cobro el material, los rollos, el revelado (…) Mirar a través de una lente genera un trance. Entiendo eso que los fotógrafos dicen cuando dicen ‘disparar’. Me siento un león (NdR: no dijo leona) que dispara y atrapa momentos”.

Eligen quedarse en bombacha.

 Lucía Noel y su sitio de fotos en el baño de un departamento, en un contrafrente oscuro, fotos de entrecasa, en camas, en lencería ratonera. (Human Behaviour)

Lo repite como algo que ocurre en el orden de lo inevitable. “No bajo ninguna línea de nada. No pido. No sugiero. Las cosas se dan naturalmente. Alguna vez tuve que salir a explicar que yo no era como un cafisho y que mis fotos no eran un banquete humano ni un book de hotel caro. Para mí es completamente al revés: puede ser que la mujer quiera desnudarse sin importarle o sin tener en consideración cómo la ven los otros”.

Las fotos se pueden ver, están en luciapnoel.tumblr.com

Hay quien dice que los pechos son objetos de deseo ubicados en la primera estantería viviente: la mujer. ¿Coincidís?

A todo el mundo le gustan las tetas menos al mundo de la moda, donde nunca hay una curva. Es más, las travestis se hacen las tetas porque así cobran más (…) En muchos boliches las mujeres no pagan porque el entretenimiento somos nosotras. Yo dejé de ir a bailar a esos lugares. Cuando entendí que la mujer era el entretenimiento, me cansé. No quiero ser objeto de esa diversión. La cumbia y el reggaeton son la música de los boliches donde nosotras pasamos gratis. ¿Sabés qué quiere decir eso? Que el cachengue, el meneo, el perreo, etc. son un permiso para que nos apoyen. Por eso no pagamos entrada.

Otro título: El reggaeton es la banda de sonido del acoso sexual.

“La música electrónica es otra cosa. Es para estar solo. Y todos pagan porque el entretenimiento es el DJ”.

Lucía Noel pertenece a una corriente menos clasista que combativa que se hartó de las costumbres biempensantes. Integra una fuerza suave, un movimiento emergente que opera sin banderas, sin lágrimas, sin bajas.

“Me da gracia eso de que sin clientes no hay trata. Una ridiculez total. Hay chicas que eligen prostituirse y esta sociedad no las deja. No se les reconoce su deseo de hacer lo que quieren con su cuerpo… Cuánta ignorancia. La prostituta tiene la fuerza de trabajo y si además es autónoma, se queda con la plusvalía… ¡Marx me quemó la cabeza, jajjaá! El mundo es material, yo toco las cosas, así que tratándose de sexo uno puede reducir todo al acto carnal. No está ni bien ni mal.

¿”Cosificar” es un verbo propio de vedettes que utilizan mucho “ningunear”?

Jé. Yo creo que la única manera de que no te cosifiquen es tener palabras como mecanismo de defensa. Cuanto menos palabras tenés, más te tienen. El otro día me dijeron “sos horrible” y yo reaccioné bárbaro. Pensé: ¡qué bueno!, este pibe no me va a seguir.