Image default

La tormenta de encuestas truchas no le alcanzan al PRO y quiere eliminar las elecciones de medio término

Desde hace dos meses hay una profusión de encuestas truchas en las que son cómplices el gobierno y el cristinismo. En efecto, se han puesto de acuerdo en levantar imaginariamente la intención de voto de Cristina para asustar a los votantes que le temen y la detestan, para polarizar la elección y de esta forma intentar ganarlas.

El problema que tiene el gobierno es que la alianza Massa-Stolbizer tiene un voto duro que puede llegar al 28%, ya que Massa, en la primera vuelta del 2015, obtuvo el 22% en la provincia y Margarita cerca del 6%, aunque en el total del país sólo llegó al 3%. Ese voto del FR y del GEN nunca lo quiso a Macri antes de que empezara a gobernar pero una parte importante lo votó en el ballotage para que no ganara el kirchnerismo de la mano de Scioli. Pero después de 16 meses de gobierno, los que siguen a Massa y a Stolbizer son más críticos del presidente Macri que en el 2015 y no les importa si el PJ-FPV con Cristina o el candidato que ella promueva le gana a Cambiemos, porque piensan que el techo de la ex presidente no es mayor al 30% y con ese número nunca podría ganar en el 2019. Además que para entonces ya puede estar condenada por varias de las causas en las que está implicada. De ahí que el PRO no difunda encuestas propias pero sí esté comprando estudios a encuestadores K para que la pongan muy arriba a CFK y ubiquen segundo a Cambiemos y tercero al FR-GEN.

Es imprescindible para Macri, Durán Barba y Peña hacer desaparecer del mapa electoral a Sergio Massa, porque es todo voto anti-k y, por tanto, la única laguna electoral donde puede pescar, porque el votante K que votó a Vidal por miedo a Aníbal Fernández ya volvió al PJ en gran parte y en una menor a Massa, que junto a Margarita tiene un voto duro del 28%.

Entonces lanzan un nuevo globo de ensayo destinado a eliminar las elecciones de medio término por un solo motivo y es que están terceros lejos en la provincia de Buenos Aires. Así opinó Gabriela Michetti, la vicepresidente, seguida por Daniel Lipovetzky, el importante diputado nacional del PRO, y Ricardo Barletta, el diputado nacional de la UCR santafesina.

Pero este globo de ensayo está destinado al fracaso, porque se necesitaría una reforma constitucional que la gran mayoría de diputados y senadores no quiere. Así es que el gobierno deberá esforzarse en bajar la inflación y que arranque la economía, porque como va a perder en la provincia de Buenos Aires.

Por Guillermo Cherashny – Informador Público