Image default

La Justicia rechazó liberar a Lázaro Báez y seguirá en prisión domiciliaria

En un fallo dividido, los camaristas rechazaron el planteo presentado por la defensa del empresario. Se encuentra detenido en una causa por lavado de dinero.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal rechazó la liberación del empresario Lázaro Báez y deberá seguir bajo prisión domiciliaria por una causa en la que se lo acusa por presunto lavado de dinero en la compra de propiedades, muchas de ellas en Uruguay. 

Los jueces Javier Carbajo y Gustavo Hornos fallaron en contra del planteo de Báez, mientras que Mariano Hernán Borinsky consideró válido el recurso presentado por la defensa. También se le negó la liberación al contador Daniel Pérez Gadín, investigado en el mismo caso, e instaron al Tribunal Oral Federal 4 que acelere el inicio del juicio.

Báez y Pérez Gadín fueron detenidos en abril de 2016, en la causa conocida como la “Ruta del dinero K”. El empresario fue condenado a 12 años de prisión y el contador a 8, por el lavado de alrededor de $60 millones de dólares pero luego recibieron la libertad. Sin embargo, siguen detenidos por esta otra causa.

En el expediente se los acusa por operaciones de lavado a través de la compra de un departamento en la ciudad de Buenos Aires, una propiedad en Mendoza y el campo “El Entrevero”, un inmueble y un terreno en el barrio “El Faro de José Ignacio”, en Uruguay.

La defensa de Báez, señalado como socio comercial de la familia Kirchner, objetó que está detenido sin condena hace seis años cuando el plazo máximo es de tres, según establece la ley. 

Cómo fue el fallo de los camaristas

Acorde a lo que figura en el fallo, el juez Carbajo manifestó: “La morigeración en el nivel de coerción pretendida por la parte podría facilitar la concreción de los riesgos procesales y, consecuentemente, comprometer el desarrollo del debate oral que, a la mayor brevedad posible, debe comenzar”, dijo en referencia a la compra del campo “El Entrevero”.

El juez Hornos, por su parte, recordó que Báez tiene una condena 12 años de prisión, aunque aún no está firme y detalló que la escala penal para el delito por el cual el imputado se encuentra procesado oscila entre un mínimo de cuatro (4) años y seis (6) meses y una pena máxima de trece (13) años y cuatro (4) meses de prisión. “Con lo cual es posible afirmar que la pena en expectativa resulta irremediablemente severa y permite descartar la procedencia de una condena, en su caso, de ejecución condicional”, sostuvo.

En tanto, Borinsky avaló el cese de de la prisión preventiva. En ese sentido, se apoyó en la Fiscalía, que indicó que los límites permitidos se habían superado y para controlar al empresario era suficiente la prohibición para salir del país y la retención de su pasaporte, un GPS y obligarlo a presentarse ante el tribunal cada 15 días.

Casación comenzó a analizar las condenas de Báez, Pérez Gadín y el resto de los acusados en la causa de lavado de dinero, mientras que el empresario es juzgado junto con la vicepresidenta Cristina Kirchner, en la causa de la obra pública.