Image default

Interna en la familia camionera: Pablo y Facundo, ya sin diálogo

El referente del gremio de trabajadores de peajes cuestiona la relación de su hermano con Máximo Kirchner y La Cámpora. “Es una lástima que vaya atrás de las ambiciones políticas y electorales de La Cámpora, que los quieran utilizar como fuerza de choque”, disparó Facundo. El líder camionero elige no responderle públicamente.

Sin diálogo, con diferencias muy notorias, pero evitando a toda costa un nuevo fuego cruzado. Así está la relación entre Pablo Moyano, triunviro de la CGT, y su hermano Facundo, tras las declaraciones del exdiputado del Frente de Todos cuestionando el vínculo entre Camioneros y La Cámpora.

Facundo, actual referente del sindicato que representa a los trabajadores del peaje, nunca tuvo sintonía con la organización que lidera Máximo Kirchner, ya que cree que es una agrupación que solo busca cargos en el Estado, sin ningún tipo de raigambre en los trabajadores. Incluso, duda de que sus militantes sean peronistas y piensa que, por sus características sectarias, son incapaces de encarnar un proyecto político.

Por eso, en declaraciones radiales, lamentó la relación entre la organización que se referencia en la vicepresidenta con el sindicato que tiene a su padre como máximo exponente. “Con la historia de lucha que tienen Hugo y Camioneros, es una lástima que vaya atrás de las ambiciones políticas y electorales de La Cámpora, que los quieran utilizar como fuerza de choque”, disparó.

El exlegislador además es sumamente crítico del rol de la alianza oficial en el terreno económico sobre la base de dos índices, el de la inflación, en vías de alcanzar el 100%, y el de pobreza, sobre todo en adolescentes, cerca del 50%. Y, ante los suyos, repite que los niveles de representatividad objetiva, en términos numéricos, son “los peores de la historia en sindicalismo”. Por lo cual, está convencido de que no es útil cargar tintas contra lo que puede pasar con “la derecha” en el poder, marcando distancia con su hermano, que machaca cada vez que puede contra el “peligro” de una victoria electoral de Juntos por el Cambio el año próximo.

Es más: hoy el representante de Camioneros muestra varias coincidencias con el hijo de la titular del Senado, con quien conversó en varias oportunidades en el último año, y hasta compartió un acto, el último 17 de octubre, por el día de la lealtad peronista en Plaza de Mayo. En aquella jornada, el legislador reclamó un aumento salarial de suma fija para todos los trabajadores. Un pedido que tuvo total sintonía con el pensamiento de la figura de la central obrera.

Bajo este contexto, las declaraciones de Facundo llegaron a oídos de Pablo con velocidad. Según pudo saber PERFIL, el líder de la CGT solo atinó a esbozar una sonrisa y descartó una respuesta. Desde el gremio, suman que los dichos no tuvieron impacto y que no vale la pena alimentar los idas y vueltas en los tiempos que corren.

De todos modos, los chispazos entre ambos no son nuevos. Con cuestiones familiares de por medio, el nexo supo pasar mejores momentos. Como en noviembre de 2021, cuando el exdirigente de Independiente desembarcó en el edificio de Azopardo y su primera actividad como hombre de la central fue recibir a su hermano y a Claudio Vidal, gremialista petrolero. En el cara a cara, los Moyano coincidieron en que se dejó de priorizar la situación de los trabajadores, por el macrismo y la pandemia, y se comprometieron a revertir el panorama.

Por Juan Pablo Kavanagh-Perfil