Image default

Estelita Ventura dio detalles de cómo era la relación entre More Rial y Silvia D’Auro

Fue después de que la hija de Jorge Rial anunciara que demandará a su madre adoptiva por abandono.

Días atrás, Morena Rial explotó en las redes luego de que un seguidor le preguntara cómo era su vínculo con Silvia D’Auro. Ella aclaró que no tiene contacto y adelantó que la demandará por haberla abandonado hace once años.

“Gracias a Dios no tengo nada que ver con esa señora ni contacto. Pero la Justicia se va a encargar porque yo ya le pedí a mi abogado. Hace once años desapareció y dejó a dos menores con su papá, que gracias a Dios nos supo criar muy bien. Comprendo que lo que ella hizo fue abandonar. No entiendo para qué mier… nos adoptó si nos iba a terminar abandonando”, pronunció furiosa.

Ahora la que se sumó al escándalo fue Estelita Muñoz, la exmujer de Luis Ventura. Ella conoce a la mediática desde que llegó a la familia Rial y se considera testigo de lo mal que se llevaban madre e hija.

“Como madre duele muchísimo. Yo vi toda esa historia, la conozco a Morena desde el primer día que llegó, cuando fue recibida con mucho amor por ambos. Ahora, qué fue lo que cambió en Silvia después, no lo sé…”, expresó en el programa El Run Run del espectáculo.

La mujer -que además de ser panelista se embarcó en su propio emprendimiento de venta de gorros, guantes y bufandas de lana- se sinceró al comentar que jamás presenció un acto de maltrato, pero que recuerda con lujo de detalles que las nenas -Rocío y Morena- eran atendidas por señoras. “Siento que tal vez para ella como que se terminó el matrimonio se terminó la maternidad, se ve que todo terminó en el mismo momento”, opinó.

Fueron varias las ocasiones en las que la joven repitió que su madre le hacía bullying por su sobrepeso. “Cuando yo era chiquita me sentó en una mesa, prendió el televisor y me hizo ver Cuestión de peso. Me dijo ‘vos vas a terminar así’”sostuvo en una entrevista con el programa que Flor de la V conducía en Ciudad Magazine.

La última vez que se vieron las caras fue meses antes de su fiesta de 15 años, cuando se encontraron en un café. “Le pedí todas mis fotos para hacer el video. Tuve que recuperar las imágenes de todos lados, porque no me las quería dar. Me dijo que las había quemado. Y hace dos años, me mandó un mensaje: apareció de la nada y me dijo que las tenía todas. Le respondí que ya no me servían, pero que me las diera. Me preguntó para qué la había vuelto a buscar, si la extrañaba, pero la miré y le dije: ‘Yo por vos no siento nada’. Se puso toda nerviosa, llamó al mozo para pedir la cuenta, me dio lo mío y no la vi más. No sé nada de ella y tampoco quiero saber”, relató sobre la cita.