Image default

Emma Raducanu hace historia: con apenas 18 años se coronó en el US Open y escribió su nombre en lo alto del tenis

La británica, que no perdió un solo set en el torneo, se quedó con el título tras vencer a Leylah Fernández en la final. Se convirtió en la primera campeona de un Grand Slam partiendo desde la qualy en la Era Abierta.

A sus 18 años, la tenista británica Emma Raducanu venció este sábado a la canadiense Leylah Fernández -de 19- en la final del Abierto de los Estados Unidos, convirtiéndose en la primera campeona de un Grand Slam partiendo desde la fase previa.

Raducanu, de nacionalidad británica pero nacida en Canadá, superó a Fernández, de 19 años y padre ecuatoriano, por 6-4 y 6-3 en una hora y 51 minutos en la pista central de Flushing Meadows. No perdió un solo set en todo el torneo. Extraordinario.

Número 150 del ranking mundial, Raducanu es también la ganadora de un Grand Slam más joven desde Maria Sharapova en 2004 y la primera en vencer en el US Open sin ceder un set desde Serena Williams en 2014.

“Sabía que tendría que esforzarme”, dijo una radiante Raducanu en el podio de Flushing Meadows. “Fue un partido increíblemente difícil, pero ya sabía que el nivel iba a ser alto”. El triunfo de la británica acabó con el memorable recorrido en Nueva York de Leylah Fernández, apenas dos meses menor.

Raducanu, que de su actual puesto 150 escalará al top 25, es la primera británica en salir campeona de un Grand Slam en singles femeninos desde que Virginia Wade ganara Wimbledon en 1977.

Raducanu debutó en el circuito WTA hace apenas tres meses en Nottingham y solo había jugado un torneo de Grand Slam, la edición de este año de Wimbledon.

Ninguna tenista profesional desde 1968 había llegado a la final de un Major tras disputar las preliminares de la ronda clasificatoria. La británica de 18 años lo logró y además ganó el trofeo. Es la primera que se queda con el título en la Era Abierta luego de llegar desde la qualy.

Desde 1999 no ocurría que dos adolescentes se enfrentaran en la final de un Major. En aquel entonces, Serena Williams, de 17 años, doblegó a Martina Hingis, de 18, en el US Open. El duelo del sábado fue el primero por el título de un certamen del Grand Slam entre dos tenistas que no figuraban entre las preclasificadas.

Raducanu logró un quiebre para tomar una ventaja de 4-2 en el segundo set. Conservó el servicio para colocar el parcial en 5-2 y estuvo dos veces a un punto de ganar el cetro en el siguiente juego. Sin embargo, permitió que ambas oportunidades se le escaparan al enviar hacia la red un par de tiros al ras del piso.

En 5-3, Raducanu estaba en condiciones de llevarse el duelo con su saque. Resbaló en la cancha cuando perseguía una pelota en busca de ejecutar un revés. Sufrió un corte en la rodilla izquierda. Un kinesiólogo entró para aplicar un vendaje.

Durante una interrupción de más de cuatro minutos, Fernández, zurda de 19 años y 73ra del escalafón, habló con la jueza de silla Marijana Veijovic.

Cuando se reanudó el juego, Raducanu se salvó de un par de puntos para quiebre. Aprovechó su tercera oportunidad para finiquitar el encuentro, con un ace inolvidable. Soltó su raqueta, se dejó caer de espaldas y se llevó las manos al rostro. Era campeona.

Para este sábado está prevista la final del cuadro masculino entre el número 1 del mundo, el serbio Novak Djokovic, y el número 2, el ruso Daniil Medvedev.