Image default

El sector de Tinelli logró su objetivo: no habrá elecciones en AFA mañana

La Justicia aceptó una medida cautelar presentada por Independiente Rivadavia de Mendoza, uno de los aliados del conductor de televisión, y suspendió la asamblea que iba a reanudarse el 18, tras el papelón del día en que hubo más votos que asambleístas. Hay un principio de acuerdo para que Luis Segura siga 60 días más en la presidencia y que se convoque a una nueva elección.

Finalmente, la Asamblea Extraordinaria en la AFA, en la que se debía elegir al nuevo presidente, fue frenada en la Justicia: prosperó una medida cautelar presentada por Independiente Rivadavia de Mendoza, uno de los clubes aliados de Marcelo Tinelli, y por ello quedó abortada la reunión que estaba prevista para este viernes, a las 18, en el predio Julio Humberto Grondona de Ezeiza.

El recurso fue presentado en el Juzgado Nacional de primera instancia número 57, a cargo de la jueza Gabriela Paradiso, quien ordenó la suspensión de la asamblea que había pasado a cuarto intermedio el 3 de diciembre, después del papelonesco empate en 38 entre Luis Segura y Tinelli cuando habían votado 75 asambleístas, y a cuya reanudación la que la AFA había convocado para este viernes 18.

De esta forma, Tinelli consiguió en la Justicia lo que no había podido hacer en las negociaciones políticas que había llevado adelante dentro y fuera de la AFA: evitar que se votara de inmediato, conseguir algo más de tiempo y, en la dilatación, repensar la estretegia de cara a una elección en la que tenía serios problemas para conseguir el número de asambleístas necesarios para ser ungido presidente de la AFA.

Además de la cautelar presentada por Independiente Rivadavia, el tinellismo ya había presentado otra, aunque no la había activado aún, en el juzgado civil número 31, a cargo de la jueza Marcela Penna.

Es en el terreno judicial donde Tinelli encontró respuestas casi inmediatas y uniformes: a la facción de Luis Segura ya le habían rechazado una declaración de certeza presentada para contrarrestar la cautelar del tinellismo; el juez nacional en lo civil Juan Pablo Rodríguez la había descartado de plano.

Los argumentos esgrimidos en sendas presentaciones judiciales del tinellismo habían sido expuestos en una carta que les llegó a lso asmableístas vinculados con el conductor de ShowMatch, para dejarles en claro cuál era la estrategia al judicializar la elección.

Bajo el título “Por qué no se debe votar el 18”, la carta puntualizó los motivos que esgrime el sector que lo postula para invalidar la convocatoria de Segura.
Entre los puntos sostiene que como en la Asamblea no se fijó fecha de reanudación, se debía convocar a otra Asamblea.

Argumentó que así lo determina el Reglamento de la Cámara de Diputados de la Nación y el Estatuto de la AFA en su artículo 9 inciso 12 dispone que ese reglamento sea el reaseguro ante lo que no prescriba el reglamento de la AFA.

Tal articulado señala: “La Asamblea no puede deliberar ni resolver sobre asuntos no comprendidos en el Orden del Día. Sus deliberaciones se rigen por lo establecido en el Reglamento, y en lo que éste no prescribe, porlas disposiciones del Reglamento de la Cámara de Diputados de la Nación”.

Independiente Rivadavia jugó fuerte por Tinelli mucho antes de esta presentación: después de haberle dado su aval a Luis Segura (de los siete que se requerían) para que se presentara como candidato a presidente, el club mendocino se vinculó con el conductor e incluso denunció en la Justicia, tras la asamblea del 3 de diciembre, que desde el segurismo le habían ofrecido 500.000 pesos para que le diera su voto al actual titular de la AFA.

La judicialización de las elecciones en la AFA se dio cuando los dos candidatos se encaminaban a un posible acuerdo para evitar la asamblea del viernes e iniciar una transición de 60 días, con Segura como presidente hasta el nuevo llamado a elecciones pero rodeado de dirigentes de los clubes grandes.

Así lo habían charlado en la mañana de este miércoles Segura y Tinelli. Fue después de la dura reunión que el martes habían tenido en la AFA con el nuevo resposnable del programa Fútbol para Todos, Fernando Marín, quien en nombre del gobierno nacional había pedido una rápida normalización institucional y hasta había sugerido el nombre de un tercer candidato, Armando Pérez, que fue desechado por ambos sectores.

Según trascendió, en esa reunión en el edificio de Viamonte hubo un duro cruce entre Marín y el presidente de Independiente, Hugo Moyano, cuando se interpretó que el Gobierno presionaba con la posibilidad de no pagar los 120 millones de dólares que debe girarle a la AFA en concepto de la cuota de diciembre por la cesión de derechos al Estado para la televisación del fútbol.