Image default

El impacto en Reino Unido de la crisis de profesionales alimentada por el Brexit

La Oficina Nacional de Estadísticas asegura que 17% de los británicos no ha podido comprar en las últimas semanas algunos alimentos básicos por falta de oferta en los establecimientos, un reflejo de una crisis de profesionales que afecta las cadenas de suministros. El Gobierno británico asegura que el país saldrá de la situación fortalecido, mientras, el impacto del Brexit se hace notar.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea pasa factura al país. Sin embargo, el primer ministro, Boris Johnson, mantiene una postura negacionista, a pesar de los evidentes problemas que han centrado la atención internacional en el país en las últimas semanas: gasolineras vacías, escasez de trabajadores y desabastecimiento en los estantes de las tiendas. Al contrario, afirma que Reino Unido resurgirá del Brexit y de la pandemia como una nación más productiva y dinámica.

Durante la conferencia anual de su formación política, el Partido Conservador, dijo que el país se encontraba al final de “décadas de deriva y vacilación” y que, abordaría las “debilidades estructurales a largo plazo”, especialmente sobe la dependencia de la mano de obra barata del extranjero.

“Nos estamos embarcando ahora en un cambio de dirección que ha sido necesario desde hace mucho tiempo en la economía del Reino Unido”, afirmó Johnson, al tiempo que prometió “no utilizar la inmigración como una excusa para la falta de inversión”.

Pero los resultados negativos en el país no son consecuencia de la inmigración. Estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico sobre el producto interno bruto (PIB) por hora trabajada en 2019, refleja cómo otras economías como Francia o Alemania, con altos índices de inmigración, muestran mejor productividad, según un análisis de la compañía de asesoría financiera Bloomberg.

Otro de los argumentos de Johnson que analiza Bloomberg es respecto a la inversión extranjera directa. Según el primer ministro, las nuevas medidas harán más atractiva la inversión en su país, pero antes de la votación a favor del Brexit, en 2016, la inversión empresarial en general crecía a un ritmo de 5% anual y ahora se muestra a la baja.

Las asociaciones de cárnicos advierten de grandes pérdidas

El Brexit terminó con el derecho de los ciudadanos de la Unión Europea a trabajar sin visado en Reino Unido y provocó una crisis de profesionales en algunos sectores. Por ejemplo, hacen falta unos 100.000 camioneros y otros 15.000 carniceros, algo que se ha hecho evidente en las últimas semanas, por la falta de conductores que lleven gasolina a las estaciones de servicio o por la falta de carnes en los supermercados.

La Asociación Nacional del Cerdo advirtió que se verían obligados a sacrificar animales en los próximos días por la dificultad de llevarlos al matadero. Según reportó el colectivo, en las granjas hay un exceso de 120.000 cabezas de estos animales y señaló que cada semana se suman otras 15.000.

Un estudio del Banco de Inglaterra afirmó que Reino Unido es más vulnerable a las crisis financieras que otras naciones. El país tiene más activos y pasivos extranjeros que cualquier economía importante y es altamente dependiente del comercio, en un índice del 60% de su Producto Interno Bruto.

Fuente: France24