Image default

El grupo de los DT mayores de 50 años vuelve a ganarse un lugar

Habían dejado de ser prioridad porque se buscaba técnicos de menor edad, que puedan resolver mejor conflictos con los jóvenes de hoy, pero nuevamente se posicionan: la mitad que afrontará la Superliga corresponde a ese rubro.

Julio Falcioni es el técnico más grande del fútbol de primera: el próximo 20 cumplirá 61 años. Banfield, el equipo que dirige, con menos recursos que sus competidores directos, sumó 54 puntos y consiguió la clasificación para la próxima Copa Libertadores. Sin embargo, no fueron fáciles los primeros días en su regreso a Luis Guillón. Brian Sarmiento era un talento díscolo. “Años atrás, sólo me habrían durado un entrenamiento”, bromea el conductor. “Por su experiencia, le bajó un poco los decibeles a Brian apenas llegó. Más allá de su apego a las redes sociales, el 10 la rompió”, agrega Adrián González, su colaborador. Falcioni no cree en una fórmula mágica. La vigencia se robustece entre tropiezos. “Pasa el tiempo y uno va cambiando. Hoy soy más abierto, eso te lo va dando la experiencia. Tengo las mismas convicciones que antes, pero me adapté a cuestiones como las modalidades de trabajo y el trato con los jugadores”, asume. Ahora, se anima a reírse: es uno de los 13 entrenadores mayores de 50 años para el próximo campeonato. Representa la nueva tendencia: la madurez vuelve a escena. A diferencia de los últimos años, en los que los jóvenes técnicos -los Sub 45-, transformaron el escenario con desparpajo y audaces propuestas, la fuerza de la experiencia regresa a casa, con un estilo más equilibrado. Más conservador.

Por Ariel Ruya – La Nación