Image default

Campagnoli pidió la detención del jefe de la Policía de Rodríguez Larreta

El fiscal José María Campagnoli pidió la detención del jefe de la Policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quien estaba suspendido en sus funciones desde el sábado a partir de la decisión de Horacio Rodríguez Larreta.

El fiscal José María Campagnoli pidió la detención del jefe de la Policía del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en el marco de la causa que investiga el juez Ricardo Farías por asociación ilícita y cobro de coimas por “protección” en la Comisaría N°35, ubicado en la zona norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se trata de José Pedro Potocar, nombrado por decreto en diciembre y ex director General de la Comisarías de la Capital Federal.

El fiscal requiere la detención ante la sospecha de que Potocar sea integrante de una asociación ilícita que exigía dinero a comerciantes de Núñez y Saavedra a cambio de seguridad privilegiada, según precisó el diario La Nación.

Ante la investigación, Rodríguez Larreta instruyó a su ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, para que le dictara una suspensión preventiva al comisario para no entorpecer el trabajo de la Justicia. Esa medida fue comunicada el sábado por la noche y efectivizada este lunes mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires.

Potocar estaba a cargo de todas las comisarías porteñas cuando Campagnoli comenzó la investigación. En septiembre de 2016, el fiscal pidió la detención del comisario Norberto Villareal, a cargo de la comisaría en cuestión. En noviembre, el juez Farías ordenó detener al comisario con jurisdicción en los barrios de Nuñez y Saavedra. Se sospechaba que cobraba coimas a comerciantes a cambio de seguridad y que extorsionaba a los trapitos de la zona. Hace más de cuatro meses que se encuentra prófugo de la Justicia.

En esa oportunidad, Ocampo sostuvo: “Si las pruebas que obran en poder del fiscal demuestran la comisión de algún hecho ilícito, como hemos demostrado en otras oportunidades junto al Secretario de Seguridad Marcelo D´Alessandro, no nos temblará el pulso para avanzar con todas las medidas pertinentes. La única relación admisible entre la policía que conduzco y el delito, es la persecución del mismo”.

La causa se inició por un efectivo que declaró como testigo y brindó detalles sobre el circuito de pedido de coimas y connivencia con los trapitos de esa zona del distrito. En el primer allanamiento de la Justicia hecho en la comisaría, se secuestró información escrita que se presume que explicaría cómo era la distribución de ese dinero negro.

Potocar asumió a fines de 2016, tras la aprobación de la nueva ley marco de Seguridad Pública que fusionó a la Policía Metropolitana con la Federal que actuaba dentro de la órbita de la Ciudad. Su legajo fue respaldado por parte de la oposición, aunque en el Ministerio de Justicia y Seguridad conocían el estado de la causa que investiga Campagnoli y la posibilidad de que el conflicto escale hasta la figura del jefe de la fuerza. Sin embargo, desde el Gobierno porteño advierten que como no se encuentra imputado ni procesado en la causa la investigación en cuestión no fue obstáculo para su nombramiento. Por esa razón, Ocampo adelantó que “una vez que explique su situación ante la Justicia, regresará nuevamente a la fuerza”.

El suspendido comisario fue nombrado por decreto, tal cual permite la la nueva ley de Seguridad Pública. Sin embargo, ese texto cuenta con una claúsula transitoria objeta por la oposición al PRO: el primer jefe de la fuerza puede sortear el proceso de impugnaciones, como sucedió con el ex director de comisarías de la Ciudad. Además, el jefe de Gobierno había deslizado la posibilidad de ubicar a un civil como titular de la Policía de la Ciudad, pero finalmente se inclinó por un hombre ligado a la estructura histórica de la Federal.

Mientras tanto, la conducción de la Policía de la Ciudad continuará bajo la responsabilidad del secretario D’Alessandro.