Image default

Alberto Fernández: “No estoy discutiendo con Cristina ni estoy pensando en mi reelección”

Desde París, en un contacto con periodistas argentinos, habló de la gira, de la inflación, de cómo sigue la negociación con el FMI y de la convivencia en el Frente de Todos (FdT). Aseguró que con la vice tiene diferencias, no disputas, y que el peronismo debe hacer “lo que sea necesario para que no vuelvan Macri y la derecha”.

Durante un alto de su gira europea, Alberto Fernández sintetizó en tres frases un puñado de señales políticas cuyo objetivo es, a simple vista, apaciguar el frente interno.

“No estoy pensando en mi reelección”, dijo el Presidente ante una pregunta de elDiarioAR. “No estoy discutiendo con Cristina, no estoy discutiendo ninguna interna, y la verdad es que no estoy pensando en mi reelección”, aseguró en una rueda de prensa con los medios argentinos que cubren su gira europea, la cuarta desde que asumió en diciembre del 2019. “Estoy pensando en como salir de los problemas que tenemos”, apuntó.

Lluego de semanas de cruces públicos y privados, y de un entrevero de discursos y silencios, anudó varios mensajes de pacificación. “No tengo una disputa con Cristina, tengo diferencias. Y nosotros en el 2023 debemos hacer que hacer lo que sea necesario para ganar y para garantizar que el macrismo y la derecha no vuelvan a sumirnos en el mundo espantoso que nos sumieron”, aseguró.

Desde la embajada argentina en París, a la espera de un encuentro que tendrá este viernes con el presidente francés Emmanuel Macron, Fernández hizo un repaso de su gira, explicó los motivos porque -dijo- “muchos parece que no lo entienden”-, habló de la inflación -cuyo dato se conoce hoy- y de cómo seguirán las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Confirmó, además, que el Gobierno avanzará con el nuevo cuadro tarifarios para servicios públicos, incluso a pesar de críticas y objeciones desde su propia administración.

“Yo no tengo que pelearme con Cristina, no quiero pelearme con Cristina. Tengo que pelearme con Macri, con la derecha, con los causantes de la decadencia argentina, los que generaron la deuda que todavía estamos discutiendo, los que trajeron el 20% de caída del salario real, que tenemos que recuperar, para que la distribución del ingreso sea mejor”, aseguró Fernández en su primera declaración a medios argentinos.

Hasta esta semana, que trató el tema con distintos medios internacionales, entre ellos elDiario.es, Fernández había evitado hablar en público de sus tensiones con la vicepresidente Cristina Kirchner con la prensa argentina. Su táctica fue, durante ese tiempo, no entrar en la disputa pública aunque los cruces y reproches se multiplicaron.

En París, habló y le bajó el tono a una crisis espiralada que tuvo picos ásperos en el ultimo tiempo, como el discurso de la vicepresidente en el Chaco. O los pedidos, recurrentes, de voceros cristinistas para pedir la salida del ministro de Economía Martín Guzmán. El alberismo también jugó. Este jueves, de hecho, el ministro de Seguridad Aníbal Fernández dio por hecho que Fernández será candidato el año próximo y hasta sugirió que podría derivar en una PASO contra la vice. A 11.000 kilómetros de distancia, en el centro de París, Fernández hizo el movimiento inverso: negó una interna y dijo que no piensa en su reelección.

“Mi cabeza está puesta en resolver los problemas de los argentinos, mi cabeza está en acotar los daños que el contexto internacional genera en Argentina, mi cabeza está en ayudar a los más vulnerables”, aseguró y en lo que pareció una convocatoria, o quizá un reproche al cristinismo, dijo que el peronismo deje haber “lo que sea necesario” para ganar en el 2023 y evitar el regreso de Mauricio Macri “y la derecha”.

Escalas

Fernández llegó este jueves a París, proveniente de Berlín donnde se reunió con el canciller Olaf Scholz. Antes estuvo en Madrid, donde mantuvo encuentros con el presidente Pedro Sánchez y el rey Felipe VI. La agenda, que tuvo capítulos comercios de peso, como el mega plan gasífero, estuvo cruzada por un tema: la guerra, producto de la invasión de Rusia a Ucrania, y el impacto humanitario y económico de la misma.

El presidente se muestra atento y preocupado por la guerra y sus efectos. Eso tiene, en Argentina, un efecto como en otros países, en materia de inflación. “El programa económico va a ayudar a desacelerar la inflación, de eso estamos seguros. No estamos conformes, lejos estamos de estar contentos con los índices de inflación que hay hoy en Argentina.”, dijo. 

Defendió, además, el aumento de tarifas que seguirá adelante a pesar de las diferencias en el gobierno. “”Los aumentos de tarifas suponen la aplicación de una segmentación, de modo tal que el 10% más pudiente que se ve beneficiado con los subsidios, dejen de recibirlo. Esa es una medida definitivamente muy progresiva en términos económicos, porque hace que el que tiene, pague. Los sectores más débiles seguirán subsidiados“, aseguró.