Image default

Zaira Nara reveló la insólita cifra que le llegó en la factura del gas: “Quiero llorar, ¡$10.000!”

La modelo utilizó las redes sociales para quejarse del aumento de gas tras recibir una factura por una extravagante suma.

Zaira Nara, la bella y prolija hermana de Wanda, vivió una mañana agitada. Y para alterar su día no hizo falta siquiera que saliera de su casa. La factura de gas deslizada por abajo de la puerta fue suficiente. Según se deduce de su expresión en Twitter, deberá pagar más de lo que preveía.

La modelo y hermana de la mediática WN, viene disfrutando de un año de buenas noticias. Por un lado, hace pocos días firmó su contrato con Telefe para participar como coconductora en “Morfi Café”, el ciclo vespertino desprendimiento de “Morfi, todos a la mesa”, que Gerardo Rozín conduce con éxito cada mañana.

Pero la mejor novedad de todas la recibió el 1 de abril, día en que dio a luz a su primera hija, Malayka, fruto de su pareja con Jakob Van Plessen.  Zaira contó la felicidad por haber concretado la esperada maternidad en numerosas intervenciones, con fotos incluidas, en las redes sociales.

Allí subió la primera foto junto a la beba, mostró la decoración del cuarto de la pequeña y el look para un día de campo, y contó cómo recuperó su elogiada figura. El único disgusto se lo generaron algunas críticas también publicadas en las redes sociales, que ella se ocupó de responder. Es decir tres meses de puras buenas noticias, hasta hoy, que la mala sangre no se la generó ningún seguidor en Twitter, sino el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y su, “estamos probando”, fallido plan de actualización de los costos de gas.

La modelo recibió la factura de junio por nada menos que $10.000 pesos, cifra que, evidentemente, no generó elogios de su parte hacia el ministro y sus compañeros.

Por suerte para ella, la marcha atrás del gobierno en la decisión atenúan el impacto. De todos modos, deberá revisar algunos de sus hábitos. Acostumbrada a lucir su privilegiado físico con poca ropa, quizás tendrá que bajar las estufas y abrigarse ella y la pequeña bebe. Ya lo dijo el presidente: nada de andar en patas y remera.