Con más de 100 mil seguidores en la red social, la joven rubia comparte a diario selfies en la nave que le toca comandar. Se la puede ver sentada dentro de una turbina de los motores o desde una ventana de la cabina.

Pero Maria también se toma su tiempo para exhibir su cuerpo atlético.

La belleza sueca publica imágenes de su vida fuera de la “oficina”, en poses de yoga o con diminutos bikinis,mientras entrena en alguna playa de Sicilia, Italia, lugar en el que hoy reside.

Pettersson asegura que la “fama” le llegó por sorpresa. En un entrevista con el tabloide inglés Daily Mail, contó que ella publicaba las fotos en su lugar de trabajo para sus amigos y familia, pero se encontró con cientos de mensajes de jóvenes que aspiran a pilotear un avión en un futuro.

“Mi historia es acerca de mujeres fuertes en un entorno dominado por los hombres. Demostrando que somos tan buenas como ellos“, aseveró.