Image default

Una masajista deberá cumplir una condena por acosar y amenazar a un cliente

Deberá cumplir una condena de ocho meses por haber llamado 150 veces en un día a un hombre que no quiso salir con ella. Llegó a amenazarlo con asesinar a sus hijos.

Una masajista fue condenada a ocho meses de prisión por acosar a un cliente que había enviudado y se negaba a mantener una relación sentimental con él. Llegó a llamarlo 150 veces por día y amenazó con asesinar a sus hijos.

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó hoy la condena por “amenazas simples reiteradas” que había dispuesto la Sala Primera del tribunal. Según el expediente, la mujer realizó miles de llamadas en pocos meses y las últimas fueron intimidatorias. “Cuidá mucho a los chicos. Va a llegar el fin para ustedes. Andá preparando las flores”, fue una de las amenazas.

Según el relato del acosado, la masajista atendía también a su mujer. Luego de su muerte, comenzó a insinuársele y no aceptó el rechazo. “La persecución telefónica se fue prolongando por los años, con algunos intervalos. La insistencia era de tal magnitud que se contabilizaron miles de llamados y hasta hubo más de 150 en un día”, detalló el fallo.

Pero la situación se agravó en 2010, cuando la ahora condenada se enteró de que el hombre había comenzado una nueva relación sentimental. “Hijo de put… te voy a encontrar a vos y a tus hijos y los voy a matar. Los voy a enterrar y a la hija de put… que está con vos la voy a bañar en sangre”, llegó a espetarle.

En el momento de mayor asedio, la masajista llegó a realizar 473 comunicaciones telefónicas en sólo once días. Su defensa intentó evitar la condena y aseguró que era “inimputable”, pero los informes médicos no le dieron la derecha. “Si bien reviste una personalidad con característicashisteroparanoides, no presenta síntomas de alteracionespsicopatológicas que configuren ningún tipo de enfermedad mental psicótica”.

“No es una alienada mental y sus facultades mentales encuadran dentro de la normalidad psicojurídica”, sentenciaron los jueces Ana María Figueroa, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky.