Image default

Ucrania niega que vaya a cerrar su espacio aéreo mientras se suceden las conversaciones diplomáticas

Ucrania mantiene su espacio aéreo abierto. El Gobierno de este país desmintió este domingo los rumores que hablaban de la posibilidad de cierre debido a la actual situación. Desde el ministerio de Infraestructuras recuerdan que las aerolíneas pueden seguir operando sin ningún tio de restricción, a pesar de que algunas como la neerlandesa KLM hayan decidido dejar de hacerlo.

Muchos extranjeros, por su parte, siguen abandonando Ucrania: “Sí, me voy por la situación, porque valoro mi vida”, confesaba un ciudadano marroquí en el aeropuerto de Kiev. “Creo que la decisión más acertada es abandonar Ucrania ahora”. Un pasajero estadounidense, por su parte, opinaba que “personalmente no creo que vaya a pasar nada, pero supongo que nadie puede leer la mente de Vladímir Putin“.

Desde Rusia, su ministerio de Asuntos Exteriores emitía este domingo una declaración muy crítica con la decisión de Estados Unidos de retirar a su personal de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) de la región de Donbás. Este tipo de decisiones, insiste Moscú, no hacen más que aumentar la histeria y confundir a la gente.

Y las conversaciones continúan. El canciller alemán Olaf Scholz se ve este lunes con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski y el martes con el propio Putin. Scholz se mostraba este domingo tajante con respecto a la posición de los aliados occidentales:

“Es necesario ser claro, decir claramente que en caso de una agresión militar contra Ucrania que amenace su integridad territorial y su soberanía, eso conllevará respuestas duras y sanciones que hemos preparado cuidadosamente y que podemos hacer efectivas inmediatamente junto con nuestros aliados en Europa y de la OTAN”, decía el canciller alemán.

about:blank

Mientras tanto, desde Estados Unidos siguen llegando tropas a Polonia, con el convencimiento de que la invasión rusa de Ucrania podría tener lugar en cualquier momento. Desde Lituania llegaba a su vez a Kiev el último cargamento de ayuda militar. Todas las fichas están sobre el tablero para una terrible partida que nadie dice querer iniciar pero que tampoco nadie parece poder evitar.

Fuente: Euronews