Image default

Ucrania enfrenta temperaturas extremas mientras millones de personas siguen sin electricidad en Kiev

Se esperan fuertes nevadas y temperaturas bajo cero en la capital ucraniana. Millones de hogares siguen afectados por los cortes de energía debido a los ataques rusos en los últimos días. En la jornada, muchos ciudadanos han huido de Jersón, que enfrenta duros ataques, y el presidente ucraniano Volodímir Zelenski lanzó un plan de exportación de cereales a países africanos. 

Con temperaturas heladas día y noche en Kiev, millones de residentes en la capital ucraniana y sus alrededores aún tienen acceso limitado a electricidad y calefacción. El operador de la red eléctrica nacional, Ukrenergo, anunció el sábado que la producción de electricidad solo podría cubrir tres cuartas partes de las necesidades de consumo y que serían necesarias restricciones y cortes en el suministro nacional.

Por su parte, Sergei Kovalenko, director de operaciones de Yasno, la empresa que suministra electricidad a Kiev, dijo que la situación había mejorado en la ciudad, pero que seguía siendo “bastante complicada”. Explicó que los residentes se beneficiarían del acceso a la electricidad durante cuatro horas al día.

En medio de esta situación que afecta directamente a millones de hogares, el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo en un video difundido en Telegram que se habían creado 430 centros de acogida para los residentes que padezcan frío y que más de 100 de estos espacios están preparados en caso de condiciones extremas.

Entre tanto, las malas condiciones climáticas en el frente han frenado el ritmo de las operaciones militares en los últimos días, según el último informe del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) en Washington. El ISW asegura que las fuerzas armadas, que tienen que lidiar con fuertes lluvias y terreno fangoso, se ralentizan en su avance.

Pero esta situación no debería durar: el ritmo de las operaciones podría volver a acelerarse en las próximas semanas debido al descenso de las temperaturas y al congelamiento del suelo. El ISW dijo que no está claro “si alguno de los bandos está preparando actualmente una gran ofensiva o una contraofensiva” en Ucrania.

Habitantes huyen de Jersón, objetivo de bombardeos rusos

Relativamente a salvo desde el comienzo del conflicto, Jersón ha sido objeto de bombardeos mortales desde la retirada de las tropas rusas hace dos semanas. Para escapar de los ataques de Moscú, muchos residentes han optado por huir de la ciudad. 

Hasta el sábado, al menos 32 personas habían muerto en los bombardeos rusos a esta región del sur de Ucrania desde la retirada de las fuerzas pro-Moscú hace dos semanas, según informó el jefe de la Policía el 26 de noviembre. 

“Los bombardeos rusos diarios están destruyendo la ciudad y matando a los residentes pacíficos. En total, Rusia ha matado a 32 civiles en la región de Jersón desde la desocupación”, dijo el jefe de la Policía Nacional, Ihor Klymenko, en una publicación de Facebook.

Ucrania lanza un programa de exportación de granos a países de África

En el 90 aniversario del Holodomor, la gran hambruna orquestada por el régimen estalinista en la década de 1930, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, lanzó el programa ‘Granos de Ucrania’, un plan para exportar cereales a los países más pobres de África.

“Planeamos enviar al menos 60 barcos desde puertos ucranianos a países con mayor riesgo de hambruna y sequía”, dijo el mandatario ucraniano.

Volodímir Zelenski anunció que había recaudado 150 millones de dólares de más de 20 países y la Unión Europea para exportar a Etiopía, Sudán, Sudán del Sur, Somalia y Yemen.

En un mensaje de video, el presidente galo, Emmanuel Macron, prometió seis millones de euros en ayuda adicional para las exportaciones de cereales ucranianos, vitales para el abastecimiento de muchos países de África y Asia.

El presidente francés también recordó la “gran tragedia” de la hambruna de los años 30.

“Desde ayer hasta hoy, la nación ucraniana muestra su determinación y merece nuestra admiración”, dijo el presidente francés. “La guerra de agresión de Rusia contra Ucrania… amenaza al mundo con una crisis alimentaria”.