Image default

Stiuso dice que fue víctima de una operación de Carrió, D’Alessio y Santoro

Antonio “Jaime” Stiuso se presentó en los tribunales de Comodoro Py y pidió ser querellante en dos expedientes en los que se investiga a la red de espionaje encabezada por Marcelo D’Alessio.

El exespia acusa al falso abogado, Elisa Carrió y el periodista Daniel Santoro de realizar operaciones contra él para involucrarlo en la causa conocida como “la mafia de los contenedores”.

El exdirector general de Operaciones de la Side (hoy la Agencia Federal de Inteligencia) realizó el planteo ante el juez federal Luis Rodriguez, quien investiga la extorsión de la banda de D’Alessio al empresario y despachante de Aduanas Gabriel Traficante; y evalua presentarse ante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien tiene a cargo la denuncia más amplia —iniciada por el productor agropecuario Pedro Etchebest— que examina el accionar del falso abogado y sus cómplices.

“He sido víctima de constantes operaciones de inteligencia”, afirmó Stiuso, y apuntó contra Carrió y el exjefe de la Aduana y hoy precandidato presidencial, Juan José Gómez Centurión. “No puede descartarse que mucha de la información que fuera utilizada por la diputada Carrió en presentaciones judiciales y/o mediáticas pudo haber sido obtenida por vía de adquisición ilegal de información en la que habría intervenido el aquí imputado D’Alessio”, sostuvo en el escrito entregado en el juzgado de Rodríguez, de 22 páginas.

Como ya lo ha manifestado en otras ocasiones, el exagente de Inteligencia habló de la supuesta “persecución” que sufrió por parte del kirchnerismo a partir de 2014, cuando fue desplazado de la Side, pero también aseguró que integrantes del gobierno de Mauricio Macri utilizaron la banda de D’Alessio para implicarlo en la causa de los contenedores, que investiga una presunta organización ilícita dentro de la Aduana que pedía coimas a cambio de liberar contenedores.

“Cuando a finales del 2015 cambiaron las autoridades del Poder Ejecutivo, entendí que estaban dadas las condiciones para que regrese al país, concretando ese regreso en febrero del 2016. Pero lo cierto es que me equivoqué. Muchos no estaban de acuerdo en que regrese”, manifestó Stiuso, y agregó: “Así, casi en forma inmediata a mi regreso (incluso algunos episodios tuvieron lugar antes de que regrese al país), comencé a sufrir todo tipo de operaciones mediáticas y judiciales”.

El exespía mencionó la denuncia realizada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a mediados de 2016 contra el propio Gómez Centurión por un supuesto pedido de coimas; y recordó que en aquel momento Carrió salió a hacer “una encendida defensa” del entonces titular de Aduanas en los medios de comunicación, al tiempo que lanzó acusaciones contra él.

En esa línea, advirtió sobre “una profusa campaña de prensa” por parte de la diputada oficialista “en un modus operandi” similar al que llevaba adelante la banda de D’Alessio. “Esa operación quedó al descubierto poco tiempo atrás con la declaración del (ex) agente de inteligencia de la AFI, Rolando Barreiro”, detenido como supuesto integrante de esa organización de espionaje ilegal. Y agregó que Barreiro describió cómo “D’Alessio compartía o nutría de información de inteligencia a la diputada Paula Oliveto, quien como Vuestra Señoría sabe, responde a Elisa Carrió”.

Pero no fue todo. Stiuso también disparó contra lo que el llamó “la pata periodística” de la supuesta operación en su contra. “La mecánica es bien clara. Se obtiene información de modo ilegal; se falsean datos, se hace una presentación judicial; se viraliza esa presentación judicial. Se crea la noticia. Y con la noticia, se lleva adelante la extorsión. En lo que a mí me concierne, y en función de mi pasado como miembro de la SI, se me pretende involucrar en este tipo de eventos”, planteó.

Por estas afirmaciones por escrito, el juez Rodríguez lo citó para los próximos días. Ramos Padilla, por su parte, también se encuentra en el análisis de la presentación y debe resolver en los próximos días qué medidas toma.

Fuente: EPD