Image default

Si la Fed ajusta, Argentina tendrá deuda impagable

El público, tal como sucede en estos casos, no parece tener mucha información de lo que puede ocurrir con la economía. Marcelo Trovato advierte, desde hace varias semanas, que el rumbo es errado aún cuando sume sufragios. Aquí insiste:

Si Domingo F. Cavallo, durante el proceso para ganar la reelección de Carlos Menem, hubiera optado por lo importante por sobre lo urgente, es decir, de haber tenido la chance de hacer lo que la economía necesitaba en lugar de ceder a las necesidades de la política, no hubiera habido ‘voto licuadora’, Argentina hubiera generado ahorro interno, la deuda pública y privada no se habría incrementado y, quizá, otro habría sido el final ya conocido.

Si a Ricardo Lopez Murphy, quien intentó hacer lo importante, la política lo hubiera sostenido y no le hubiesen soltado la mano en apenas 48 horas, seguramente otro hubiera sido el final. Se habría ganado un tiempo precioso para la llegada del ‘viento de cola’ mundial y el maldito ‘default’ se hubiera evitado sin ningún problema.

Y algo que es más valioso aún: ahora con la objetividad que nos da la perspectiva del tiempo transcurrido se hubiese evitado muertes, corralito, pesificación asimétrica y doce años de populismo saqueador.

No descubrimos ni tampoco intentamos hacerlo- cuando decimos que si la política es priorizada por sobre la economía, las cosas terminan mal.

Anticipamos durante textos editoriales pasados que la clase media iba a ser el ‘pato de la boda’ de los próximos años: combustibles, medicina prepaga, impuesto inmobiliario, tarifas, lo demuestran a diario.

¿Sabe algo lector? De nuevo estamos cometiendo el error: la política y lo urgente dominan la coyuntura e hipotecan el futuro, una vez más. Con la colaboración de los medios de comunicación, lentamente nos vamos hundiendo en las aguas de la decadencia, sin que muchos aún lo noten o sospechen siquiera.

Argentina hoy tiene un gasto público equivalente al 45% del PBI.

Los pasivos brutos del Estado nacional ascendieron a US$ 312.700 millones al 31/09.

Para fin de año representarán el 60% del PBI.

Una de las ultimas colocaciones de deuda que hará el por ahora actual ministro de Finanzas (Luis Caputo) la semana que comienza asciende a 2.500 millones de euros.

El pequeño detalle es que, de lo que se menciona arriba, hay que pagar intereses mensualmente.

Y hasta Marzo/Abril de 2018, con suerte las cosas irán como hasta ahora: inversiones puntuales, consumo tendiendo a caer por medidas estacionales, desempleo estable, con discusiones de cual nuevo impuesto va a reemplazar el que se resuelva derogar para justificar la reforma tributaria, bancos otorgando los irresponsables créditos UVA, etc.

Pero la tasa en el mundo va a subir y muy fuerte, no es futurología, ya lo anuncian las autoridades federales de Estados Unidos y lo anticipan la depreciación de las monedas del mundo como el Real, Mexicano, Sol Peruano, Rublo, Franco Suizo, el Euro y el Yen.

Cuando el escenario de suba de tasas se transforme en realidad, la deuda argentina será impagable.

No es casualidad que la semana que comienza nos visite el FMI (Fondo Monetario Internacional), el prestamista de última instancia.

No es casualidad que los bancos privados están anticipando sus cierres de balances y desarmen el ‘carry trade’ para tomar ganancias, contabilizarlas y declararlas a sus casas matrices.

Tampoco lo es que un banco de primera línea haya tomado la decisión de suspender los otorgamientos de créditos hipotecarios UVA y retirar toda publicidad al respecto. Y, de hecho, los ya otorgados a sus empleados, decidió previsionarlos como pagos de indemnización.

Tampoco es casual que el BCRA haya subido la tasa esta semana: olfatea, ve venir el problema del desarme en el horizonte cercano y hace lo que puede desde su lugar.

Cuando realizábamos sendas criticas a la política económica del kirchnerismo, allá por 2007, los ataques y agresiones que recibíamos eran abrumadores. Quizá no se quería ver, no se podía ver, no convenía ver, los quien sabe abundan… Pero la realidad se impuso y nos terminó dando la razón.

Hoy estamos intentando hacer lo mismo, pero hay algo mucho peor: la Administración Cambiemos está intentando hacer lo mismo que otros en el pasado, hacer prevalecer lo urgente y políticamente correcto contra lo importante y esta vez también urgentes cambios en lo económico.

Los tiempos se van agotando, los fantasmas de ‘Joe’ Martinez de Hoz y Celestino Rodrigo. entre otros. andan dando vuelta. No permitamos que nos vengan a asustar, pero sepamos que así como vamos, nos encaminamos a un nuevo ‘default’ de deuda soberana.

Y los mercados ya están listos para cambiar de rumbo, también el local, refugio para el tipo de cambio volátil que se viene las 2 únicas joyas que se pueden mirar Tenaris e YPF.

Para un trade corto, rápido y furioso Morixe, con un juicio ganado, va a presentar mejores números, alguna OPA y tal vez supere el valor que supo tener alguna vez.

Las especies brasileras están para descansar mientras el Real busca nuevas alturas.

La renta fija está para arbitrar, seguir bien de cerca las relaciones de precio vs rendimiento e ir moviendo el dinero.

Por Marcelo Trovato – Analista de mercados. Fundador y Manager de Pronóstico Bursátil – Urgente24

https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/deuda_publica.jpg