Image default

Salud recordó la importancia de extremar cuidados para evitar picaduras o mordeduras de animales ponzoñosos en Chubut

Como consecuencia de las actividades al aire libre durante el verano, entre los meses de diciembre y marzo aumentan considerablemente las consultas por accidentes con arañas, alacranes o serpientes. La jefa del Departamento Provincial de Zooantroponosis explicó que “es fundamental acercarse a la brevedad al hospital público más cercano”.

El Ministerio de Salud del Chubut, a través de la Dirección Provincial de Patologías Prevalentes y Epidemiología, recordó a la población la importancia de extremar las medidas de prevención para evitar picaduras o mordeduras de animales ponzoñosos, tales como arañas, alacranes y serpientes.

El pedido se relaciona con que, como consecuencia de las actividades al aire libre durante el verano, todos los años, entre los meses de diciembre y marzo, aumentan considerablemente las consultas por accidentes con estos animales.

Recomendaciones

Al respecto, la jefa del Departamento Provincial de Zooantroponosis, Alejandra Sandoval, explicó que “los animales ponzoñosos suelen ocultarse o anidar en lugares como piedras, árboles, cuevas, resumideros, huecos en la pared o el piso”, razón por la cual “es importante que la gente no camine ni corra descalzo en zona de campo, ni fuera de los senderos; y que no introduzca los pies o las manos en huecos de árboles, piedras, cuevas o nidos”.

También es importante “sacudir la ropa y el calzado antes de vestirse, y la ropa de cama antes de acostarse; separar las camas de la pared; observar el piso del baño antes de bañarse; cubrir con tela metálica los resumideros; usar botas de caña alta (de cuero o goma gruesa) cuando se transite por el campo; y mantener limpio y ordenado el interior del hogar, así como libre de malezas una superficie amplia alrededor de la casa o el campamento”, precisó la referente provincial.

A su vez, Sandoval se refirió a la importancia de “no acumular leña, ladrillos o escombros cerca de la vivienda”, y en el caso de los campamentos “cerrar bien las carpas durante las horas de descanso y de paseo, y mantener acomodadas las mochilas, bolsas de dormir y otros elementos”.

Acercarse a la brevedad al hospital público más cercano

Asimismo, Sandoval indicó que “la peligrosidad de los animales ponzoñosos depende tanto de la variedad del animal involucrado, como de la edad de la persona afectada y la cantidad de veneno inoculada”.

Por esta razón, “es de gran utilidad reconocer el tipo de serpiente, araña o alacrán que causó la picadura o mordedura, a fin de orientar al equipo de salud en la consulta”, señaló, agregando que a tal fin “se le puede sacar una foto al ejemplar o capturarlo”.

Además, la referente provincial remarcó que “ante un accidente por cualquiera de los animales ponzoñosos, lo fundamental es acercarse a la brevedad al hospital público más cercano, donde en caso de ser necesario se pueden aplicar antídotos”.

Desmitificar mitos sobre picaduras o mordeduras

Por otro lado, la jefa del Departamento Provincial de Zooantroponosis aprovechó la oportunidad para desmitificar varios mitos que existen ante un caso de picadura o mordedura, enfatizando que “no hay que realizar torniquetes; no hay que colocar remedios caseros; no hay que succionar para pretender extraer el veneno; no hay que realizar cortes ni incisiones; y tampoco hay que beber bebidas alcohólicas”.

¿Cómo identificarlos?

Alacranes: En la región, su picadura es dolorosa, pero no es de importancia médica (no requiere administración de antídoto). También llamados escorpiones, los alacranes que habitan en los suelos de la provincia son de color marrón claro, suelen medir entre 3 y 6 centímetros (cm), poseen un par de pinzas delanteras y su cuerpo termina en un aguijón.

Yarará ñata: No suelen sobrepasar los 70 cm de largo y tienen un diámetro de 2 cm aproximadamente, así como la nariz (de pequeño tamaño) hacia arriba. Además, presentan dibujos con cuadriculas alternadas en su dorso, de color castaño oscuro, sobre fondo claro.

Viuda negra: Es una araña pequeña, su tamaño es de 8 a 12 milímetros (similar a un garbanzo), tiene abdomen globoso y es de color negro satinado, con manchas rojas o anaranjadas.