Image default

Recrudece la crisis interna en el peronismo de Chubut

En el peronismo de Chubut comenzó a hablarse nuevamente de imponer la Ley de Lemas para las elecciones a gobernador de 2023, como una vía de salida para dirimir las múltiples divisiones del partido y evitar que la fragmentación le termine dejando el camino allanado a Juntos por el Cambio.

El peronismo chubutense está dividido entre el partido ChuSoTo, del gobernador Mariano Arcioni, y el Frente de Todos, controlado por el kirchnerismo. Pero dentro de cada espacio hay varias divisiones y liderazgos en disputa, por lo que todos coinciden en que la unidad parece una quimera.

A nivel nacional se bajó la orden de trabajar para lograr la unidad y que el partido de Arcioni -que responde a Sergio Massa- quede dentro del FDT. Fuentes del peronismo chubutense dijeron que no es algo imposible de lograr, pero remarcaron que no habrá unidad hasta que se defina cómo se van a dirimir las candidaturas y liderazgos en 2023. Eso es lo más difícil.

Una idea que analizan por estas horas es que la provincia adopte la Ley de Lemas (que en Chubut tiene como último antecedente la elección de 1991) para que todos los espacios del peronismo puedan hacer campaña por su lado pero sumando votos para la misma canasta. 

Se trata del polémico sistema que está vigente en Santa Cruz y que le permitió a Alicia Kirchner ser gobernadora aunque no fue la candidata más votada. En 2019, la Corte Suprema avaló la Ley de Lemas en Santa Cruz al determinar que cada provincia tiene derecho a adoptar su sistema electoral.

En Chubut la posibilidad de imponer la Ley de Lemas ya se analizó en 2019, cuando Arcioni negociaba un acuerdo con el kirchnerismo y se utilizaba el mismo argumento: la división favorece a Cambiemos. Finalmente no hubo acuerdo y meses después Arcioni ganó las elecciones, aunque inmediatamente la provincia se hundió en una gravísima crisis económica que dejó al gobierno con índices de rechazo récord.

Arcioni no tiene posibilidades legales de ir por la reelección y su espacio tampoco parece tener demasiado futuro compitiendo en soledad: en las elecciones de 2021 fue cuarto y apenas pasó el 10 por ciento de los votos. Es por eso que el gobernador no ve con malos ojos negociar la unidad con el kirchnerismo.

Para aprobar la Ley de Lemas el peronismo necesitaría una mayoría agravada de tres cuartas partes de la Legislatura provincial, es decir 22 de los 27 votos. Se trata de un número muy difícil pero que el arcionismo y el kirchnerismo podrían lograr si suman el apoyo del bloque que responde al intendente de Trelew, Adrián Maderna, y otros monobloques. Sólo cuentan a dos imposibles de convencer: los legisladores radicales.

El problema en este caso es que en la Legislatura es controlada por el vicegobernador Ricardo Sastre, de relación distante de Arcioni y el kirchnerismo. Sastre no está convencido de apoyar la Ley de Lemas y juega a una candidatura con o sin apoyo del Arcioni y los K. Sin su apoyo y el de su hermano Gustavo, intendente de Puerto Madryn, difícilmente avance la ley.

El argumento principal que tienen el peronismo para apostar todo a la unidad es que las encuestas muestran que una candidatura única los deja en condiciones de retener la provincia. Fuentes consultadas por LPO afirmaron que el mejor posicionado entre los dirigentes del PJ es el intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque.

Comodoro es la ciudad más grande de Chubut con casi el 50 por ciento del padrón electoral y la gestión de Luque es muy bien valorada, en contraposición al desmanejo del gobierno provincial. Con una figura fuerte de Comodoro y apoyo de los caciques de Puerto Madryn (los Sastre) y Trelew (Maderna), en el peronismo creen que tienen chances reales de ganar en 2023.

Fuentes del peronismo consultadas por LPO creen que Luque podría ser una figura interesante para disputar la gobernación con el que parece número puesto de Juntos por el Cambio para 2023, el senador Ignacio “Nacho” Torres. El joven dirigente del PRO ganó las elecciones de 2021 y en Buenos Aires creen que es uno de los más firmes candidatos de JxC para ser gobernador el año que viene.

Torres tomó nota de los planes del peronismo y días atrás alertó sobre la posibilidad de que se imponga la Ley de Lemas y se adelanten las elecciones, algo que ya parece casi seguro. En el PJ están todos de acuerdo en que es necesario “despegarse” de una elección nacional que se prevé complicada.

En el radicalismo no están de acuerdo con poner a Torres como número puesto para la candidatura a gobernador y ya trabajan en fortalecer al intendente de Rawson, Damián Biss, quien camina la provincia y anticipa que también irá por la gobernación.