Image default

Pepe Cibrián: “Algunos me dijeron que perdone a Nahuel”

El productor, que se encuentra en Córdoba para presentar Drácula, el musical, dejó abierta la posibilidad de volver con su exparejaMirá el video.

Desde Córdoba, donde se encuentra por la presentación de Drácula, el musicalPepito Cibrián Campoy escribió un nuevo capítulo de la novela en la que se convirtió su relación con Nahuel Lodi. Luego de algunos meses de noviazgo, un casamiento anunciado con bombos y platillos, la pelea con su hasta ahora mejor amiga Georgina Barbarossa y la traición de su pareja, el productor teatral no descartó una reconciliación con el joven. Lo hizo en diálogo con Intrusos en el Espectáculo, en pleno ensayo.

“Hacer teatro es mi cable a tierra”, fue lo primero que contó Cibrián, rodeado de los actores del musical que iban y venían repasando sus rutinas mientras él charlaba con la prensa. De inmediato, hizo referencia a la polémica que generó su casamiento y separación de Lodi. “Uno lo que tiene que hacer es callarse y punto. No pasa nada. La gente sabe lo que tiene que saber, y contra eso no hay tutía”, agregó.

Sobre el público, el productor contó que la gente es muy cálida con él y que en Córdoba recibió mucho apoyo. “Eso me llena de alegría”, reconoció, y reveló además que no pocos le pidieron que perdone a su hoy expareja. De inmediato, explicó que del resto -sin hacer mención explícita a nadie en particular- se van a ocupar sus abogados. “Nunca tuve ningún problema de nada, pero ahora sí tengo que recurrir a mis abogados que son muy fuertes y muy buenos. Ellos dirán. Yo no me meto”, aseguró sin dar más precisiones.

Cibrián se mostró muy entero y tranquilo luego del escándalo y las repercusiones que tuvo su separación de Lodi. “No me afecta sinceramente en nada. Hago lo que quiero y sé muy bien lo que hice”, sentenció. “No tengo que responder a nadie sobre lo que hago con mi vida. La vida dirá, no es grave”, completó sobre lo sucedido.

Cuando Layus le preguntó por la presencia de Nahuel en el ensayo, Cibrián explicó sin vueltas: “Vino de visita a hablar y a charlar. No implica nada. Es eso, una charla”, reconoció. “Es eso. No tengo que explicar a nadie por qué hago las cosas. Me importa un coño, como dicen los españoles. Esa es mi vida y en esa no me gusta que se metan”.