Image default

Patriotas Por Rubén Marcelo D’Agostino

No todo lo que brilla es oro ni todo lo amarillo es señal de prosperidad.
Si para ser ricos bastara el deseo de serlo,nadie seria pobre.
Pero la vida no es así,y los pueblos,a veces,suelen
toparse con una pared muy alta…la imbecilidad de sus gobernantes.
La prosperidad no se adquiere,con discursos vacíos,con chicanas,
con frases remanidas,con buenos deseos.
No es posible progresar cuando se resuelve un problema y al mismo
tiempo se crean,con esas soluciones,varios nuevos.
En algunos momentos de la historia nos solemos topar con supuestos héroes y salvadores de la patria,almas generosas que no
son más,estudiándolos por un tiempo,sino fríos egoístas,tan solo
hipócritas defensores de sus bolsillos y sus negocios.
Y así,las ilusiones de supuesto cambio se van diluyendo.
Lo nuevo es viejo y lo viejo se resiste al olvido.
Lo encontramos todos los día en bolsos,cajas de bancos en
lugares insospechados…hasta en dragones !!!
No hay concordia entre los nuevos gobernantes y los antiguos.
Vivimos,cada día,descubriendo el contraste entre sus ambiciones.
Los primeros se apoyan en un futuro que no puede ser.
Los antiguos en un pasado,aparentemente feliz,pero cargado de
falta de ética y de corrupción.
En esa puja constante y cansadora,el espíritu público,esa idea fuerza,que tendríamos que tener como país y base y sostén
de la República,se va apagando lentamente.
Solo queda una creciente discordia,ninguna gloria,solo odio.
El mas ambicioso y con menos amor por lo popular,es presidente,
el influyente “importado”afecto a las cabalas y a los discursos
llenos de buenas noticias,pero vacíos de contenido,es su asesor preferido,un gurú que ni siquiera puede aconsejarse a si mismo.
Solo los parciales pueden ser escuchados y formar parte del gobierno,no hay política,no puede haberla.
Seria una contradicción permitir el ingreso de la política a un espacio tan carente de ella.
Una supuesta purga y achicamiento del estado es solo,el reemplazo de los “otros” por los “nuestros”.
Es verdad que ningún pueblo puede ser feliz sin antes no haber pasado por la escuela del sufrimiento,pero lo nuestro,ya se está pareciendo al masoquismo más puro.
Es muy difícil oponerse y alzar la voz,si no se tiene una idea de el lugar donde podríamos estar,si hiciéramos las cosas bien.
Nos han robado la virtud,la ética,la esperanza y así,es muy difícil pensar.
Vemos frustrados nuestros cálculos por pasiones que nos son absolutamente ajenas.
Todo se produce por la pasión y la ambición,nada por la reflexión y la virtud.
Así,nos gobierna en pos de ideales,que solo son miserias.
Liberticidas enarbolando banderas de prosperidad,y debajo de ellas,solo endeudamiento,y pobreza.
Nos hemos acostumbrado al yugo estatal,a vivir en una permanente esclavitud a merced de iluminados y asesores foráneos.
No basta tener amor por la patria,este es un sentimiento natural,casi producido por la mera pertenencia.
Hay que ser patriotas,pero al ser esto una virtud,es muy difícil encontrarla en gobernantes tan ambiciosos y pasionales.
Es muy difícil encontrar patriotismo en quien ve su conveniencia personal como su primera ley.
El bien común,sentido y vida de la política,ha dejado de ser un patrimonio valioso,no nos es posible vencer el ego,reconociendo errores,teniendo un espíritu humilde donde podamos ver al otro,como parte de nosotros,humildes para remedar errores que hacen,al otro mas infeliz,menos prospero,arrojado a la pobreza.
¿Cual es la incertidumbre?
Buscar verdaderos patriotas y no encontrarlos.
Gracias por tu tiempo
Un abrazo en tu alma.