Image default

Paraguay es un campo de experimentación de Estados Unidos

El analista, Emanuele Ottolenghi, del Foreing Policy afirma que el Departamento de Estado quiere que Horacio Cartes y Hugo Velazquez sean juzgados en Estados Unidos.

La posición del Departamento de Estado en relación a Paraguay y sus denuncias contra el ex presidente Horacio Cartes y el vicepresidente, Hugo Velazquez, están en el centro de los análisis políticos de Estados Unidos. En ese sentido, el periodista Emanuele Ottolenghi, un viejo analista estadounidense sobre la política latinoamericana sobre todo vinculado a la Triple Frontera y Hezbolá, escribió un explosivo artículo con el Foreing Policy donde defiende la posición de la Casa Blanca.

Ottolenghi estuvo en 2017 en el Captolio hablando de las bases de Hezbolá en la Triple Frontera y sostiene que “Paraguay es un campo de experimentación de Estados Unidos” y afirma que Biden está jugando sus cartas con el nuevo discurso contra la corrupción de las elites. 

El articulo comienza: “La administración no debe dejar lugar a dudas: la corrupción en Paraguay es profunda y amplia, y Cartes y Velázquez no deberían ser las únicas personas en la lista de Washington. En el pasado, los líderes de Paraguay tenían impunidad mientras estuvieran políticamente alineados con los Estados Unidos. Los predecesores de Biden, ya fueran demócratas o republicanos, estaban muy al tanto de la pandemia de corrupción de Paraguay, pero trataron con cuidado a sus líderes en medio de una creciente evidencia de corrupción en los niveles más altos de la estructura de poder del país”. 

Intervención en Paraguay, un mensaje a la región

“Las investigaciones de EE. UU. sobre el presunto papel de Cartes en el contrabando son anteriores a su elección como presidente en 2013, pero probablemente fueron descartadas como parte de un acuerdo diplomático, según conversaciones que FP tuvo con un ex funcionario paraguayo cercano a Cartes y un ex funcionario estadounidense familiarizado con EE. UU. investigación”, continúa . 

Luego, sostiene que en Paraguay, “la intromisión política para proteger a los culpables ha estancado la investigación del llamado caso megalavado, el caso de lavado de dinero más grande en la historia del país, supuestamente valorado en $ 1.2 mil millones. Desde hace seis años, la investigación se ha visto obstaculizada por cambios periódicos de fiscales, a veces ordenados por la oficina del fiscal general de Paraguay”. “Cada vez, la investigación retrocede y no se vislumbra un final. Otras grandes investigaciones sobre esquemas de lavado de dinero tampoco han producido acusaciones ni condenas”. 

La administración no debe dejar lugar a dudas: la corrupción en Paraguay es profunda y amplia, y Cartes y Velázquez no deberían ser las únicas personas en la lista de Washington. En el pasado, los líderes de Paraguay tenían impunidad mientras estuvieran políticamente alineados con los Estados Unidos

Ese fue el caso de Liz Paola Doldán González, a quien el Departamento del Tesoro de Estados Unidos finalmente sancionó en 2021 por corrupción. Doldán estuvo implicado en un esquema de evasión de impuestos y lavado de dinero por más de $500 millones. “Las autoridades paraguayas le dieron una palmada en la muñeca con una multa fiscal a pesar de las asombrosas pérdidas en las que incurrió el tesoro de Paraguay. De los otros dos empresarios también sancionados en el caso, los primos Kassem y Khalil Hijazi, solo el primero ha sido extraditado a Estados Unidos, mientras que el segundo no tiene ninguna acción legal pendiente”, cuestiona el analista. 

Durante años, denuncia, “Washington ocultó cualquier reconocimiento de la corrupción de Paraguay en los informes anuales del Departamento de Estado, señalando diligentemente los deficientes controles contra el lavado de dinero y el débil sistema judicial de Paraguay”. 

 Para Ottolenghi, “observar la corrupción no fue suficiente mientras los políticos paraguayos creyeran que su lealtad a Washington los eximía del deber de gobernar con honestidad y transparencia. La política estadounidense todavía parecía reflejar la antigua práctica de la era de la Guerra Fría de alinearse con regímenes desagradables siempre que apoyaran los objetivos de política exterior de Estados Unidos”. “En septiembre de 2019, solo tres años antes de enfrentar las sanciones, Velázquez recibió el tratamiento de alfombra roja en Washington, donde se reunió con miembros del Congreso y visitó los departamentos de Justicia, Estado y Tesoro de los Estados Unidos, así como la CIA. Washington apoyó a Cartes cuando se postuló para presidente en 2013 a pesar de haber investigado anteriormente sus supuestas actividades delictivas, incluso al infiltrarse en su negocio con miras a enjuiciarlo”, apuntó. 

Emanuele Ottolenghi sostiene que la experiencia anti-corrupción en Paraguay deben ser un ejemplo para abordar la problemática en toda América Latina y plantea avanzar con empresarios. “Después de que Biden asumió el cargo, hubo indicios de que la paciencia en la Casa Blanca se estaba agotando. En abril de 2021, la administración Biden impuso sanciones a un político paraguayo y su esposa, y en agosto de 2021 emitió sanciones a tres empresarios, Doldán y los Hijazis, por sus prácticas corruptas. Kassem incluso fue arrestado y recientemente extraditado a los Estados Unidos. Pero a pesar de este progreso, la corrupción sigue rampante y los esfuerzos del gobierno para combatirla siguen siendo decepcionantes”, plantea. observar la corrupción no fue suficiente mientras los políticos paraguayos creyeran que su lealtad a Washington los eximía del deber de gobernar con honestidad y transparencia. 

La política estadounidense todavía parecía reflejar la antigua práctica de la era de la Guerra Fría de alinearse con regímenes desagradables siempre que apoyaran los objetivos de política exterior de Estados Unidos

“Las investigaciones han sufrido reveses; los procesos judiciales han languidecido; las actividades delictivas transnacionales en Paraguay se han disparado; y, lo más dramático, fue el reciente asesinato de un fiscal superior que encabezaba casos contra redes criminales, políticos corruptos y financiadores del terrorismo”, enfatiza. 

“Incluso cuando la administración de Biden ahora se ha centrado en Paraguay para mostrar su lucha contra la corrupción global, es probable que las élites gobernantes del país todavía esperen que lo peor que les puede pasar sea perder sus visas para Estados Unidos. La Casa Blanca necesita demostrarles que están equivocados”, propone.

El analista destaca también que “Los flujos financieros de la corrupción paraguaya pasan frecuentemente por bancos estadounidenses. La administración Biden, que claramente tiene como objetivo abordar la corrupción mucho más allá de los confines de Paraguay o incluso de América Latina, no debe perder de vista el impacto impactante de sus medidas de verano”.

 Por último, Emanuele Ottolenghi, dic que “es esencial un enfoque implacable y continuo en Paraguay. En el pasado, con demasiada frecuencia, las sanciones de EEUU, una vez promulgadas, perdían gradualmente fuerza a medida que los ciudadanos extranjeros sancionados podían adaptarse y reanudar sus actividades tan pronto como el Ojo de Sauron de los EEUU movía su mirada hacia otra parte”.  

Durante demasiado tiempo, la corrupción de Paraguay ha saboteado el curso de la justicia, sobre todo debido a la indiferencia de Washington ante sus consecuencias. El compromiso de la administración Biden para combatir la corrupción puede haber cambiado eso. Esperemos que mantenga el rumbo

“Las designaciones de Cartes y Velázquez ofrecen una pista sobre por dónde empezar. Washington debe asegurarse de que las autoridades de Asunción realicen investigaciones serias de estos presuntos delitos. Por el momento, todavía no hay acusaciones pendientes en Paraguay contra Cartes o Velázquez. Durante demasiado tiempo, la corrupción de Paraguay ha saboteado el curso de la justicia, sobre todo debido a la indiferencia de Washington ante sus consecuencias. El compromiso de la administración Biden para combatir la corrupción puede haber cambiado eso. Esperemos que mantenga el rumbo”, finaliza.

Fuente: LPO