Image default

Países exportadores de petróleo abrirán el grifo más de lo previsto para estabilizar precios

El grupo de países de OPEP+, entre los que se encuentra Rusia, acordaron aumentar en julio y agosto su producción petrolera un 50% más de lo esperado para compensar los barriles que han salido del mercado por cuenta de la imposición de sanciones de Occidente al Kremlin.

Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados liderados por Rusia acordaron elevar aún más su producción de crudo, con el fin de compensar las pérdidas de producción rusa y estabilizar los precios mundiales.

Después de que la demanda de crudo a nivel mundial cayera drásticamente en el peor momento de la pandemia y llevara los precios incluso a niveles negativos, los grandes exportadores han venido abriendo el grifo gradualmente desde julio de 2021. 

El plan se extendía hasta septiembre y preveía agregar 432.000 barriles por día durante los próximos tres meses. Ahora la OPEP+ dijo acordó elevar la cifra a 648.000 barriles por día (bpd) en julio, o el 0,7% de la demanda mundial, y una cantidad similar en agosto.

La exportación de petróleo rusa ha caído en alrededor de un millón de barriles por día desde su invasión a Ucrania, cerca del uno por ciento de la demanda mundial, y eso ha elevado los precios por encima de los 100 dólares por barril, un nivel no visto hace una década.

La medida de elevar la producción, tomada en una reunión virtual de la alianza de 23 países, es vista como una señal de voluntad de Arabia Saudita y otras naciones del Golfo después de meses de presión de Occidente para abordar la escasez mundial de energía empeorada por las sanciones occidentales a Rusia.

El presidente de Estados Unidos planea visita a Arabia Saudita

Los diplomáticos estadounidenses han trabajado durante semanas en la organización de la primera visita de Joe Biden a Riad después de dos años de relaciones tensas debido a los desacuerdos sobre los derechos humanos, la guerra en Yemen y el suministro de armas de Estados Unidos al reino.

La inteligencia estadounidense acusó al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, conocido como MbS, de aprobar el asesinato en 2018 del periodista saudita Jamal Khashoggi, cargo que el príncipe niega.

Pero la guerra matizó las relaciones de la Casa Blanca con los grandes productores, a medida que ha buscado más suministros de países como Arabia Saudita o Irán, cuya producción ha sido restringida por las sanciones de vieja data que podrían levantarse si se llega a un acuerdo nuclear.

La OPEP y sus aliados volverán a evaluar la situación del mercado en un encuentro ministerial virtual el 30 de junio de 2022.