Image default

Nicolás Cabré habló sobre Rufina, la hija que tiene con la China Suárez

Invitado al penúltimo programa de Los Mammones, el actor habló sobre el vínculo especial que mantiene con la niña y recordó la presencia de su papá durante los primeros años de su carrera. Mirá el video.

Nicolás Cabré dio sus primeros pasos en el mundo del espectáculo cuando tenía menos de diez años y, desde ese momento, nunca se detuvo. Pasó por programas para chicos, series adolescentes, grandes películas y telenovelas costumbristas. Pero, a pesar de llevar poco más de treinta años en la industria, nunca dejó que la fama se le subiera a la cabeza y es lo que busca transmitirle a Rufina, su única hija.

Rufina Cabré junto a su mamá, la China Suárez
Rufina Cabré junto a su mamá, la China Suárez

Sentado en el sillón de Los Mammones (América), el ex Son Amores hizo un veloz recorrido por algunas de sus anécdotas más bizarras y no escatimó en divertidos recuerdos que dejaron a todos los presentes descostillándose de risa. Sin embargo, no todo fueron chistes y bromas durante la noche del miércoles. Llegado un punto en el que Cabré se adentró en un terreno movilizador para él: la paternidad.

Antes de hablar sobre lo que es ser papá, recordó su infancia. Él no fue ni un niño ni un adolescente convencional porque, al mismo tiempo que estaba sentado en el colegio, su cara aparecía en la tele de todos sus compañeros. Según afirmó frente a la curiosidad de su entrevistador, no sabía que era famoso y sus padres no lo trataban de manera especial por eso. “Siempre fuimos muy sanos, nunca tuve un momento que fuera ‘uy esto se descontroló’. Por suerte tuve a los padres que tengo y desde un principio supe bien cómo era esto”, expresó.

En ese punto, Jey Mammon apuntó y disparó la gran pregunta de dejaría que Rufina, quien actualmente tiene ocho años, se dedique a la actuación. Seguro de su respuesta, contestó que no. No porque no quiera que sea actriz sino porque es una profesión que tiene sus obligaciones, estructuras y horarios fijos. “Yo tengo claro que esto es un trabajo. Vos lo hacés y lo disfrutás pero hay mucha presión, frustración”, reconoció.

Hablar sobre los hijos siempre lleva a pensar en los propios padres e, inevitablemente, Nicolás siguió ese mismo proceso mental. Gran parte de los valores que busca transmitirle a Rufina, fruto de su relación con Eugenia “China” Suárez fueron, en algún momento, entregados a él por quienes le dieron la vida. Valorando la educación que le brindó su familia, detalló: “Mis viejos me enseñaron cómo es de verdad. Yo descubrí todo gracias a ellos”.

En ese punto, recordó que fueron ellos quienes fueron guardando la plata que él ganaba hasta que un día lo llevaron a comprar un departamento. Pero, antes de eso, él recibía la misma cantidad de dinero para gastos que su hermano, nunca dejaron que generar su propia plata lo hiciera creer que era mejor que los demás.

Fue cuestión de tiempo que Cabré tuviera control de su sueldos y, en ese momento, comenzaron los gastos sofisticados. A pesar de tener un auto importado y un hogar propio, aseguró que corría siempre detrás de una felicidad que no lograba conseguir. Volviendo a su condición de padre, manifestó que solo pudo alcanzarla junto a su hija. “Rufina me enseño a sonreír. Sonrío y no es lo material, es ella que me dio un abrazo”, manifestó, culminando la reflexión con los ojos brillantes de orgullo.