Image default

Mató a su mamá y su hermano porque lo descubrieron abusando a su sobrina

La brutal masacre ocurrió en un paraje de Santiago del Estero. Walter Aranda, 28 años, que fue descubierto por su madre con los pantalones bajos y manoseando su sobrina de 12 años, agarró un hacha y comenzó a atacar a sus familiares.

Los cuerpos de las víctimas, Norma Gómez, de 62 años y su hijo, Julio Aranda, de 20, fueron encontrados bañados en sangre, en el piso de la habitación y en la cama, respectivamente.
Pese al hermetismo, se sabe que Walter vivía solo y a 50 metros de la casa habitada por las dos víctimas y la menor, hija de una hermana del homicida.
Según señala el diario El Liberal de Santiago del Estero en su página web, Walter había salido a beber con sus amigos y alrededor de las 3:00 de este viernes volvió a la casa de su madre.
La hipótesis de los efectivos de la Seccional 18 de Campo Gallo es que Walter venía abusando hace años de su sobrina.
Pero esta vez, su madre se despertó sobresaltada y lo encontró con los pantalones bajos junto a la menor.
Al ser descubierto, el homicida ´tomó un hacha con el que primero, mató a su madre y después hizo lo propio con su hermano, aún en la cama.
Como la única sobreviviente, la menor abusada había logrado escapar hacia el monte, Walter para desorientar salió al patio gritando “dos tipos asaltaron a mamá y la mataron junto a mi hermano”.
A pesar de que no viven cerca llegaron algunos vecinos y prontamente lo trasladaron a la Seccional 18, donde prestó declaración testimonio y luego volvió hacia la casa donde, tal vez agobiado por la culpa, intentó colgarse.
Sin embargo, lo evitó una comisión policial de Campo Gallo, la que nunca creyó del todo la versión del acusado y lo vigilaba.
Mientras tanto, la adolescente corrió para buscar ayuda “algo malo pasó en casa. Golpearon a mi abuela y a mi tío”, le dijo a un vecino que vive a unos 5 kilómetros.