Image default

Mariano Macri les mandó cartas documento a sus familiares para que dejen de vaciar SOCMA

El hermano menor del expresidente reclamó que los accionistas de la empresa pongan fin a “cualquier tipo de maniobra de ocultamiento y de traspaso de bienes” y exigió poder acceder a libros y documentos. Sospechas de lavado.

Al filo del final del año, Mariano Macri les envió cartas documento a sus hermanos y sobrinos quienes, igual que él, son accionistas de la empresa SOCMA, para que le den acceso a los libros y documentos sobre operaciones relacionadas con el Correo Argentino, y en las que exige que pongan fin a “cualquier tipo de maniobra de ocultamiento y de traspaso de bienes que integran el patrimonio societario”. También requirió información sobre la deuda con el Meinl Bank, el banco austríaco que compró la mayor parte de la deuda privada del Correo en términos dudosos, contrarios a sus propios intereses, y que fue acusado de lavado de dinero e inhabilitado para operar. Mariano, el menor de los Macri, denunció distintas estrategias de vaciamiento de la empresa que es pilar del grupo empresario en la última asamblea de accionistas donde llevó su propio escribano porque sucedió lo que imaginaba: el resto de los socios y directivos impidieron que quedara constancia de su planteo en el acta oficial.

Para entender las razones del vaciamiento, que ya en 2017 denunció por primera vez la fiscala Gabriela Boquin, hay que mirar el expediente donde fue declarada la quiebra del Correo ya que, en caso de quedar firme, la empresa que debería responder con su patrimonio es SOCMA. Además el Estado argentino, como acreedor damnificado, pidió la extensión de la quiebra a las accionistas mayoritarias, que son SOCMA y SIDECO. La estrategia previsible es que digan que no tienen nada con que responder, después de haber reciclado sus negocios.  La quiebra fue declarada por la jueza Marta Cirulli el 5 de julio del año pasado y, como fue apelada, ahora está en la Cámara Comercial. Los Macri intentaron que interviniera un tribunal aliado, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de Buenos Aires, y hasta lograron que la Legislatura votara una ley a medida. Esa discusión por la competencia de la corte porteña, que atinó a meterse por la ventana, está pendiente en la Corte Suprema de la Nación.

Qué dicen las cartas documento 

Mariano Macri tiene el 20 % de las acciones de SOCMA; mientras que el accionista mayoritario es Gianfranco, con el 40%; otro 20% pertenece a Florencia Macri y el 20% restante es de los hijos de Sandra Macri (quien falleció), Rodrigo y Franco. Mauricio Macri no aparece en los papeles, pero es evidente su papel detrás de escena. No figura porque desprendió de las acciones que tenía: las había cedido a sus hijos (Agustina, Gimena y Francisco), y luego estos en 2017 a Gianfranco. 

Las cartas documento de Mariano, además de estar dirigidas a sus familiares fueron enviadas a los directores de SOCMA Edgardo Próspero Poyard, Ezequiel Fernando Viejobueno y Jaime Cibils Robirosa, así como a los síndicos Julio Lobbosco y Marta Elizabhet Lira, al CEO Leonardo Maffioli, que también se ocupa del management. Como accionista, él parte de la base de que las maniobras terminarán perjudicándolo. Ante la justicia civil ya había impugnado asambleas y denunció que le impedían acceso a los balances –los de 2017 y 2018 fueron cuestionados por la Inspección General de Justicia (IGJ)– y a las actas de directorio. Con un planteo similar se presentó como querellante en la causa penal, a cargo de Ariel Lijo, sobre el acuerdo para licuar la deuda del Correo Argentino y favorecer al grupo empresario durante el gobierno de Cambiemos.

Son dos los textos de intimación enviados por Mariano Macri el 29 de diciembre, a los que accedió Página/12:

* En uno pide en un plazo de 72 horas la rendición de cuentas de SOCMA, y el “libre acceso a los libros y papeles sociales correspondiente a las operaciones relacionadas con el accionar de la sociedad Correo Argentino y sus directivos, atento a que dicho obrar trae aparejadas graves consecuencias a SOCMA y sus accionistas”. A eso agrega, “que cese de manera inmediata y/o se abstenga de seguir realizando cualquier tipo de maniobra de ocultamiento y de traspaso de bienes que integran el patrimonio societario, en perjuicio de los activos de la sociedad y en desmedro de mis derechos como accionista, como así también de diversos bienes jurídicos de terceros que se encuentran bajo tutela de diversas normas…”

*En el otro pide, también en 72 horas, información y acceso a los libros y documentos correspondientes a “las operaciones relacionadas con la refinanciación de la deuda con el Meinl Bank, luego Anglo Austrian Bank, luego JM Asset 1, a los fines de determinar quién es el beneficiario final de esta maniobra de desapoderamiento del capital accionario de SIDECO AMERICANA, atento a que esta maniobra trae aparejadas graves consecuencias a SOCMA AMERICANA y sus accionistas”. Con respecto a este punto, también requiere que cese “cualquier tipo de maniobra de incrementos insostenibles del pasivo societario, ocultamiento y traspaso de bienes…”.

Una de las cartas documento que envió Mariano Macri a sus familiares,

La fiscala Boquin hizo una denuncia penal el año pasado en la que pidió que se investigara la vinculación entre el Meinl Bank y el Correo en base a varios antecedentes sospechosos. La entidad compró en 2006 la deuda que el Correo tenía con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Financiera Internacional (CFI). Eran cerca de 119 millones de dólares. Lo curioso fue que el acuerdo del Meinl con el Correo congeló la deuda al valor del dólar de 2013, que era 6,5 pesos. El Meinl se convirtió, con un 38%, en el principal acreedor privado y por eso los Macri especularon con esquivar la quiebra con la conformidad de esa entidad. El aval fue otorgado, desde el banco quebrado, pero la jueza Cirulli lo cuestionó al declarar la quiebra del Correo.  Por si fuera poco, detrás del acuerdo con el Mainl apareció una sociedad off shore, llamada Mervet Establishment, vinculada al fallecido Franco Macri.

Asamblea caliente en SOCMA 

El 6 de octubre de 2021 tuvo lugar la última asamblea de accionistas de SOCMA. Mariano Macri se presentó en la reunión y se opuso a votar la aprobación de los estados contables. A través de su abogado, Héctor Trevisán, enumeró una gran cantidad de irregularidades reciente que darían cuenta de movimientos para el vaciamiento de la empresa. El Destape reveló que en el acta oficial no quedó constancia de nada de eso, a pedido de Cibils Robirosa, que además de estar al frente de Socma es titular del Correo Argentino. De todos modos, el detalle quedó plasmado en un acta que elaboró un escribano que designó especialmente el menor de los hermanos para la ocasión. Son datos sumamente relevantes, más aún si se tiene en cuenta que está pendiente el pronunciamiento de la Cámara respecto de la quiebra. Las consecuencias podrían verse en ese plano, y también en el de las investigaciones penales.

Una primera cuestión que señaló es que SOCMA no cumplió con las medidas cautelares de la justicia que frenaron la aprobación de los balances cerrados en enero de 2018 y 2019 por no reflejar la realidad económica de la empresa. Luego comenzó a dar precisiones sobre desprendimientos patrimoniales. En junio de 2021, por ejemplo, situó la venta de la totalidad de la participación de Sideco Americana en la empresa Litsa por 10 millones de dólares, a su espalda. En rigor, Mariano dice que pidió esa información cuando estaba por concretarse la operación, y el resto de los accionistas se la negaron. Otra venta fue la de Ingard SA, pero en este caso no se informó, según él señala, el precio, el comprador ni quien valuó las acciones. Lo mismo respecto de Minera Geometales. Menciona también una compra de acciones en Sidequip S.A y en SIDECO Americana, pero tampoco le proporcionan información.

La venta de participaciones societarias representó “significativos ingresos en dólares estadounidenses” pero no fueron aplicados “al pago de la importantísima deuda que la Sociedad mantiene hace años en dicha moneda, dijo el abogado Trevisán en la asamblea. De esta forma, la deuda en dólares es cada vez mayor produciendo una grave exposición frente a la variación del tipo de cambio de nuestra moneda, las restricciones al acceso a la moneda norteamericana, y a la inflación de nuestro país, todo lo cual genera una gravísima situación financiera para SOCMA”.  Señaló una deuda de 50.545.340 dólares. A la vez, el contraste con el rubro de inversiones, que aumentó 700% “sin razonabilidad alguna” ya que se invierte en “activos de alta volatilidad” “en vez de sanear la grave situación financiera de la empresa”. Mencionó también las anomalías en el acuerdo con el Meinl Bank y pidió rastrear al beneficiario del desapoderamiento.

Como moción, planteó que SOCMA debería presentarse como querellante en la causa penal del Correo y nadie lo apoyó. Advirtió que, como denunció la IGJ, el síndico Lobbosco es en paralelo auditor “independiente” de los estados contables de la empresa, aunque son papeles incompatibles. Por eso el organismo había declarado irregulares e ineficaces los estados contables. Como frutilla del postre, Trevisán advirtió que en la asamblea previa, del 22 de octubre de 2020, se designó como síndico titular de la comisión fiscalizadora a Carlos Eduardo San Miguel, pero resulta que el hombre en cuestión había fallecido el 24 de junio de ese mismo año. “Semejante irregularidad –dijo– demuestra que tanto los miembros del directorio como de la comisión fiscalizadora han actuado con total y absoluta falta de funcionamiento de los órganos societarios de SOCMA”.

Por Irina Hauser – Página/12