Image default

Maduro no vendrá a la cumbre de la CELAC

De acuerdo al gobierno venezolano, la “derecha fascista” pretendía atacar a Maduro con el objetivo de “montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional”. El intento de boicot que había organizado Juntos por el Cambio. 

La incertidumbre acerca de la llegada del presidente Nicolás Maduro concluyó en la tarde de este lunes mediante un comunicado del gobierno de Venezuela en el que se explicó que el mandatario no asistirá a la VII Cumbre de la Celac, a desarrollarse mañana martes en Buenos Aires. En el texto oficial se indica que la decisión fue tomada tras detectar un “plan de la derecha neofascista” orientado a realizar una serie de agresiones contra la delegación venezolana encabezada por Maduro. Venezuela estará representada por su canciller en la Celac. En los últimos días, la alianza opositora de Juntos por el Cambio se encargó de criticar constantemente al gobierno nacional por la posible llegada del mandatario venezolano y hasta Patricia Bullrich hizo una presentación en su organismo norteamericano favorito con el objetivo de que se arreste a Maduro en Ezeiza.

“En las últimas horas hemos sido informados, de manera irrebatible, de un plan de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el Presidente de la República Nicolás Maduro Moros para lo que pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional, y así contribuir a la campaña de descrédito ya fracasada que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericano”, dice el comunicado fechado este lunes en Caracas.

Agrega: “No obstante, ante este escenario de planes extravagantes diseñados por extremistas de la derecha alienados a intereses externos a nuestra región y con el fin de aportar al buen desarrollo y culminación exitosa de la Cumbre en cuestión hemos tomado la decisión responsable de enviar al canciller de nuestro país como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del Pueblo de Venezuela ante la máxima instancia de la Celac, así como realizar las interacciones necesarias que se desarrollarán entre las 33 delegaciones presentes en la cita, en todos sus niveles”.

En el texto, se destaca la importancia de la cumbre: “La República Bolivariana de Venezuela, en primer lugar quiere resaltar la importancia histórica y estratégica que tiene la realización de la V Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a realizarse en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina), el día 24 de enero de este año. Como Estado fundador nos colocamos en la primera línea para cuidar el éxito de nuestro principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”.

El texto concluye concluye con una agradecimiento al presidente Alberto Fernández por la invitación al encuentro de jefes de Estado latinoamericanos y caribeños y se proclama a favor de la integración regional: “El gobierno de la República de Venezuela agradece al Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, por su cordial invitación y por  garantizar el éxito de esta magna reunión. El Gobierno Bolivariano reafirma, una vez más, ante los países miembros de la CELAC y ante nuestros pueblos el compromiso inquebrantable de impulsar la unidad e integración como camino fundamental hacia la independencia y el desarrollo de nuestra región“.

La agresiones de Juntos por el Cambio

El domingo, Patricia Bullrich había que presentará un pedido ante la DEA para que detenga al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en caso de que el mandatario pise suelo argentino. La presidenta del PRO, considerada por especialistas como la persona que “abrió las puertas” a la agencia norteamericana en el país cuando era ministra de Seguridad, estipuló que la DEA tenía el poder de arrestar a Maduro en Ezeiza, algo que fue descartado por juristas y diplomáticos. 

“Lo de la denuncia es absolutamente inviable, no se puede detener a Maduro. Tal vez Patricia Bullrich busque cumplir un sueño de arrestar a alguien a quien ella no quiera, pero primero tiene que haber un juicio previo, una condena. En casos internacionales, además, tiene que haber orden de la Interpol y no la hay”, explicó a Página/12 el embajador argentino en Venezuela, Oscar Laborde.

A continuación, el comunicado completo

Fuente: Página/12