Image default

Lula: “Cualquier gesto que vaya en contra de la democracia brasileña será castigado”

En referencia a Bolsonaro, el mandatario brasileño afirmó que “lamentablemente el presidente que dejó el poder no quiere admitir la derrota. Aún hoy vi declaraciones de él no reconociendo la derrota. Solo puedo considerar que son un grupo de locos, gente con poco sentido del ridículo”.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, agradeció este miércoles al Congreso por la aprobación del decreto que permitió la intervención federal de las fuerzas de seguridad en Brasilia y consideró que el ataque que se registró el domingo en las sedes de los tres poderes del Estado fue protagonizado por “un grupo de locos que todavía no entendieron que las elecciones de 2022 terminaron”.

“Lo que pasó aquí (en Brasilia) ni siquiera me gustaría pensar en un golpe, me gustaría pensar en algo menor, tal vez un grupo de locos que todavía no entendieron que la elección terminó, que todavía no quieren aceptar que la urna electrónica es posiblemente el modelo electoral más perfecto que tenemos en todos los países del mundo”, dijo Lula, citado por la cadena O Globo, al recibir en el Palacio del Planalto al presidente de la Cámara de los Diputados, Arthur Lira, y al vicepresidente del Senado, Veneziano Vital do Rêgo entre otros legisladores.

Al agradecer a los congresistas la aprobación del decreto de intervención en la seguridad del Distrito Federal (DF), el líder del partido de los Trabajadores (PT) subrayó que la medida demuestra que las personas que no quieran respetar las leyes y la Constitución serán sancionadas.

“Cualquier gesto que vaya en contra de la democracia brasileña será castigado dentro de lo que la ley permite que sea castigado. Todos, todos tendrán derecho a defenderse, todos tendrán derecho a probar su inocencia, pero todos serán castigados”, expresó.

En la reunión, Lula también hizo referencia al expresidente Jair Bolsonaro, a quien criticó por no haber reconocido su derrota en las elecciones de octubre de 2022.

“Lamentablemente el presidente que dejó el poder no quiere admitir la derrota. Aún hoy vi declaraciones de él no reconociendo la derrota. Solo puedo considerar que son un grupo de locos, gente con poco sentido del ridículo”, afirmó.

Asimismo, recordó que el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro presentó una denuncia en la Justicia por las supuestas fallas de seguridad de las urnas, pero sola en la segunda vuelta, lo que le valió una multa por actuación irregular.

“Ya fueron a la justicia y la corte dijo cuál fue el resultado electoral y ya desestimó su proceso e incluso condenó al partido que presentó la pregunta a pagar una multa enorme del fondo del partido”, agregó Lula durante la reunión.

Se esperaba que el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, también participara del encuentro, pero según la oficina de prensa del senador debió ausentarse por motivos de salud y envió en su lugar a Veneziano.

La reunión tuvo lugar un día después de que el Senado aprobara la intervención de las fuerzas federales en Brasilia, según el decreto firmado previamente por Lula, que necesitaba el visto bueno de diputados y senadores.

Con esta medida, el interventor Ricardo Cappelli queda como responsable de la seguridad del DF hasta el 31 de enero, en reemplazo de la gobernadora interina Celina Leão, quien a su vez reemplazó al gobernador Ibaneis Rocha, destituido por 90 días por el Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema).

Mientras tanto, el senador Randolfe Rodrigues, líder del Gobierno en el Congreso, dijo que conversó con el presidente del Senado sobre la instalación de una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para investigar los hechos del domingo.

“Tendremos la comisión parlamentaria de investigación en febrero. Ya lo discutí con el presidente Rodrigo Pacheco ayer”, dijo.

Este martes, Pacheco dijo que considera “muy pertinente” y “apropiado” la apertura de una CPI para determinar la organización, financiamiento y responsabilidad por los ataques golpistas en Brasilia.