Image default

Los precios de las viviendas en Estados Unidos caen por primera vez en una década

El desplome inmobiliario más reciente se dio en 2012, los 10 años que pasaron, hasta la fecha, dieron paso a un aumento de los precios aunado al frenesí de compras tras los confinamientos por la pandemia. La caída de precios hizo que los estadounidenses compraran más viviendas en el mes de agosto respecto a las cifras de julio. 

Se trata de la primera caída de precios en el sector inmobiliario estadounidense en una década.

Por lo menos en 20 grandes ciudades del país, los precios de las viviendas nuevas cayeron hasta un 0,44% en julio con respecto al mes anterior, un fenómeno que llega después del drástico endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal con su tercer aumento consecutivo de las tasas de interés la semana pasada.

Expertos explican que aparte del alza de los tipos de interés como una de las razones para este fenómeno, el aumento en las tasas hipotecarias de este año también ayudó a la desvalorización de muchos compradores y, a su vez, provocó la caída de las ventas. 

Con la poca demanda de compra de inmuebles, los precios del sector disminuyeron, pero tiempo después el Departamento de Comercio de Estados Unidos dio a conocer que en agosto las ventas de las viviendas nuevas se dispararon hasta un 28,8% respecto al mes inmediatamente anterior

Según la entidad, este incremento ha sido el máximo desde junio de 2020 y se debe a que “las ventas se incrementaron en el noreste (66,7%), el medio oeste (16,7%), el sur (29,4%) y el oeste de EE. UU. (27,5%)”.

Había 461.000 viviendas nuevas en el mercado a finales del mes pasado, frente a las 459.000 unidades de julio.

Las ventas incluso fueron mayores a las que las autoridades habían estimado. Se esperaba que se vendieran 500.000 casas en agosto con respecto a julio y, en cambio, fueron 685.000 viviendas las que fueron vendidas en este periodo.

En agosto se comenzaron a construir 1.575.000 unidades, frente a las 1.404.000 de julio, en donde el precio estimado de una vivienda en el octavo mes del año fue de UDS 436.800, un aumento del 8,04 %, con respecto al año anterior.