Image default

Los pasos hacia la unidad Por Santiago Petre Vera Vallejo

Los peronistas tenemos la responsabilidad de unirnos para frenar este modelo liberal no solo por principios y lealtad a las 3 banderas, sino también, como respuesta a los ciudadanos que tanto sufren el ajuste.

Creo particularmente que la forma de forma generar una alternativa al gobierno –tantas veces dicho pero no hecho- es con propuestas serias y fundamentos, que le sirvan al ciudadano y al conjunto del país, no que provengan del odio irracional y el desquite sobre quienes vencieron al kirchnerismo, sino mas bien con la certeza de construir un espacio político que además de representar las ideas y los valores del peronismo genere alternancia y renovación tanto de cuadros políticos como de perspectivas sobre la realidad.

Para poder caminar el sendero de la tan afamada y nombrada unidad lo primero es desensillar, y para eso muchos de los que participaron sobre todo en los últimos años del gobierno de CFK deben reconocer primero que hicieron mal, hacer una autocritica profunda de porque se llegó a ese resultado y no mirar la derrota como si la culpa fuese de algún medio o grupo económico. Es imperioso que la autocritica sea real y no superficial con meros sentidos electorales, mientras no andemos esa etapa, muchos sectores se subirán a la moto de la arrogancia y con mucha soberbia llevaran aun mas al fondo al peronismo y con el al PJ.

Ahora bien suponiendo que se llegase a un acuerdo donde todas las parte sean representadas y se construya de cara a la gente, con las 3 banderas como andamiaje fundamental y los logros indiscutidos de los 12 años de gobierno popular, es menester de muchos dirigentes saber dar un paso al costado y “abrir la cancha” para que mas allá de los tradicionales acuerdos políticos y “la figurita que mide” podamos dar aire nuevo al peronismo y su partido madre. Si se logra refrescar las voces y caras partidarias combinado con la humildad que aun deben algunos sectores mas ortodoxos del cristinismo podremos entonces si conformar la verdadera unidad sin rencores ni orgullos, creo que darse un baño de humildad no es bajar la guardia ni “bajarse el precio” al contrario, habla muy bien de los principios que pregonan las agrupaciones que militan el campo nacional y popular.

Cuando hablamos de unidad muchos dirigentes temen quizá perder una pequeña cuota de poder o tal vez sentir que dejan atrás lo ganado a través de los años de militancia, pero será necesaria la valentía de muchos para poder romper las barreras divisorias del movimiento y llegar acuerdos que ayuden a fortalecer la construcción del peronismo.

Es necesario que el peronismo en la ciudad mire hacia adelante, se auto convoque, debata y discuta como y de qué forma vamos a unirnos, en la unidades básicas, en los barrios o en la calle militando, pero que se de el debate para finalmente romper con las divisiones truncas que le suman al establishment y salir a jugar unidos en una Corriente Amplia como verdadera alternativa al gobierno y su falsa colectora radical.