Chubut Para Todos

Legislativas francesas: la apuesta de Macron fracasa y la extrema derecha de Le Pen lidera la primera vuelta

El partido antiinmigrante Agrupación Nacional, de Marine Le Pen, lideró la primera vuelta de las legislativas de este domingo 30 de junio, unas elecciones excepcionalmente cruciales que podrían poner al gobierno de Francia en manos de un partido de extrema derecha por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. La coalición gobernante del presidente Emmanuel Macron fue derrotada en esta primera ronda y se ubicó en tercer lugar, por detrás de una incipiente alianza de izquierda, revelando un fracaso de la apuesta del mandatario al convocar unas elecciones anticipadas.

Tres semanas después de derrotar a sus rivales en unas elecciones europeas de baja participación, la formación de extrema derecha Agrupación Nacional (RN), de Marine Le Pen, confirmó su estatus como la principal fuerza política de Francia en una primera vuelta de las elecciones legislativas marcada por la mayor participación en tres décadas.

El bando de Le Pen obtuvo una victoria clara, aunque no definitiva, lo que significa que el resultado final de la votación sigue siendo incierto antes de una segunda ronda de votación el 7 de julio. 

Macron, cuya decisión de convocar elecciones anticipadas había sorprendido tanto a amigos como a enemigos, ha instado a los votantes a que se unan contra la extrema derecha el próximo domingo. 

RN y sus aliados de derecha obtuvieron el 33,15% de los votos, por delante del izquierdista Nuevo Frente Popular (NFP) con el 27,99%, según los resultados publicados por el ministerio de Interior. La alianza Juntos por la República, de Macron, quedó en tercer lugar, con un 20,04%, seguida por los conservadores Les Républicains y sus socios, con un 10,23%. 

Según las proyecciones de la encuestadora Ipsos-Talan, la extrema derecha ganaría entre 230 y 280 escaños en la Asamblea Nacional, añadieron los encuestadores, por lo que no alcanzaría los 289 escaños necesarios para obtener la mayoría absoluta.  

Las dos rondas de votación y un número récord de votaciones en segunda vuelta con tres candidatos implican que tales predicciones son extremadamente difíciles y el resultado final dependerá de días de frenéticas negociaciones, mientras los partidos trabajan para hacer alianzas en algunos distritos electorales o retirarse de otros.  

Mientras aparecían las primeras proyecciones, Le Pen llamó a los votantes a presionar a su partido más allá de la línea y darle una “mayoría absoluta” de escaños en la cámara baja del Parlamento, que ejerce mayores poderes que el Senado. 

En tal escenario, se esperaría que Macron nombre primer ministro al representante del partido RN, Jordan Bardella, de 28 años, en un incómodo sistema de poder compartido, conocido como “cohabitación”, que lo debilitaría tanto en casa como en el mundo. 

La victoria de RN conduciría al primer gobierno de extrema derecha de Francia desde el régimen de Vichy, aliado de los nazis, culminando un cambio extraordinario para un partido extremista que fue cofundado por el padre de Le Pen, Jean-Marie, un partidario de Vichy y antisemita convicto. 

Un resultado más probable sería un Parlamento en el que ninguna coalición pudiera reunir una mayoría, lo que provocaría un estancamiento en la segunda economía más grande de la Unión Europea y su principal potencia militar. 

Bumerang 

La votación del domingo sigue a una campaña caótica y volátil de tres semanas, la más corta en la historia moderna de Francia, en la que Macron advirtió a los votantes de una amenaza de “guerra civil” si elegían a cualquiera de sus principales rivales. 

Se estima que la participación superó el 65%, la más alta en una votación parlamentaria desde que Jacques Chirac convocó las últimas elecciones anticipadas de Francia en 1997 y sufrió una reacción igualmente catastrófica.   

La sorprendente decisión de Macron de disolver la cámara baja del Parlamento se produjo poco después de las elecciones parlamentarias europeas en las que Agrupación Nacional derrotó al partido gobernante. 

El presidente tomó la trascendental decisión en contra del consejo de sus principales aliados, los jefes de las dos cámaras del Parlamento francés y su primer ministro, quienes fueron informados de su decisión en el último momento y no pudieron cambiar de opinión. 

La repentina llamada planteó una pesadilla logística a los funcionarios locales, ya que se produjo en el inicio de las vacaciones escolares de verano y con los Juegos Olímpicos de París a la vuelta de la esquina. Gérard Larcher, líder conservador del Senado, acusó a Macron de “dar una paliza” a la democracia. 

Incluso Le Pen se maravilló con el Palacio del Elíseo, declarando, tras la disolución:

Comparó el impulso obtenido por la victoria de su partido en las elecciones europeas con el que disfruta un presidente recién elegido, cuando los votantes normalmente le dan al jefe de Estado entrante una mayoría parlamentaria para gobernar. 

¿Volver a la división izquierda-derecha?    

Macron esperaba presentar las elecciones como un enfrentamiento final entre su bando “progresista” y las fuerzas “populistas” rivales. La estrategia había funcionado antes, cuando los votantes se unieron a él dos veces –muchas de ellas a regañadientes– para derrotar a Le Pen en las elecciones de segunda vuelta, en 2017 y 2022.   

Pero en lugar de jugar a su favor, la “aclaración” que invocó al disolver la Asamblea Nacional ha resultado en un resurgimiento de la división izquierda-derecha que creía haber desterrado hace años.  

Jean-Luc Mélenchon, Gabriel Attal et Marine Le Pen
En la imagen, el líder de la izquierda francesa, Jean-Luc Mélenchon, el primer ministro, Gabriel Attal, y la ultraderechista Marine Le Pen. El partido ultraderechista Agrupación Nacional lidera los resultados de la primera vuelta de las elecciones legislativas con 33,2%, seguido de la alianza de izquierda Nuevo Frente Popular con 28,1% y en tercer lugar se sitúa la coalición oficialista Juntos con 21,0%. © Studio graphique FMM

La repentina perspectiva de un gobierno de extrema derecha logró reunificar a la izquierda francesa, amargamente fracturada, con una velocidad que tomó por sorpresa al Palacio del Elíseo.  

En el otro extremo del espectro, la campaña relámpago permitió al partido de Le Pen acelerar dramáticamente su toma del electorado de derecha de Francia, facilitada por la repentina implosión de partidos rivales. 

Quien movía los hilos tras bastidores era el multimillonario ultraconservador Vincent Bolloré, apodado el “Murdoch francés”, que puso su enorme imperio mediático al servicio de la derecha nacionalista francesa. 

El presidente francés también subestimó hasta qué punto se ha evaporado su propio capital político después de siete años en el poder y una multitud de crisis. 

La amarga batalla del año pasado por la reforma de las pensiones, que vio a Macron usar poderes especiales para eludir al parlamento en medio de una feroz oposición en todo el país, socavó fatalmente sus credenciales democráticas a los ojos de muchos votantes, mientras que una controvertida ley de inmigración aprobada con el apoyo de los legisladores de Le Pen alienó aún más a muchos de la izquierda. 

Considerada como un regalo para la extrema derecha, su última apuesta resultó ser la gota que colmó el vaso para muchos votantes que lo habían respaldado a regañadientes para mantener a Le Pen fuera del poder.   

Los propios aliados de Macron le rogaron al presidente que se mantuviera en un segundo plano durante la campaña. Muchos de sus candidatos pidieron que no apareciera la foto del presidente en sus carteles de campaña, prefiriendo aparecer junto a su más popular primer ministro. 

Pero Macron ignoró sus advertencias, hizo repetidas apariciones de campaña y prometió, por enésima vez, “cambiar la forma en que gobernamos” en una carta a los votantes franceses. 

Su descripción de las elecciones como una lucha entre su bando moderado y los “extremistas” de izquierda y derecha finalmente no logró influir en los votantes, dejando a su bloque como la más débil de las tres fuerzas que ahora compiten por gobernar Francia. 

‘Ni un solo voto para RN’ 

La forma en que el debilitado bloque de Macron se posicione en los próximos días probablemente determinará el resultado de la votación del 7 de julio. 

Los líderes de izquierda, incluido Jean-Luc Mélenchon , que encabeza el partido de extrema izquierda Francia Insumisa (LFI), se apresuraron a declarar que retirarían a todos los candidatos que ocuparan el tercer lugar en sus respectivos distritos electorales, para no dividir al partido anti-Le Pen. votar. 

La medida presiona al campo gobernante para que devuelva el favor y haga por los candidatos de izquierda lo que los votantes de izquierda han hecho repetidamente por Macron cuando se enfrentaban a la extrema derecha. 

El primer ministro Gabriel Attal, que parece seguro que perderá su puesto, dijo que el partido gobernante Renacimiento haría lo mismo con sus candidatos en tercer lugar, pero solo en distritos electorales donde el oponente restante de RN comparte sus “valores republicanos”. La redacción sugiere que el partido probablemente se negará a retirar candidatos a favor del LFI de Mélenchon, al que el bando de Macron ha calificado de “extremista”. 

Si bien Le Pen ha logrado grandes avances en sus esfuerzos por “normalizar” a la extrema derecha, su partido antiinmigrante y amigo del Kremlin todavía es rechazado por amplios sectores del electorado francés. 

Bardella dice que usaría los poderes del primer ministro para impedir que Macron continúe suministrando armas de largo alcance a Ucrania para la guerra con Rusia.  

Los franceses que viven en Suiza miran un cartel electoral que muestra a la líder de la ultraderecha francesa Marine Le Pen y al líder del partido francés de extrema derecha Agrupación Nacional, Jordan Bardella, mientras se alinean para emitir sus votos durante la primera ronda de las elecciones legislativas francesas, en una mesa electoral en Lausana, Suiza, el 30 de junio de 2024.
Los franceses que viven en Suiza miran un cartel electoral que muestra a la líder de la ultraderecha francesa Marine Le Pen y al líder del partido francés de extrema derecha Agrupación Nacional, Jordan Bardella, mientras se alinean para emitir sus votos durante la primera ronda de las elecciones legislativas francesas, en una mesa electoral en Lausana, Suiza, el 30 de junio de 2024. © EFE/EPA/Laurent Gillieron

La Agrupación Nacional también cuestionó el derecho a la ciudadanía de las personas nacidas en Francia y prometió restringir los derechos de los ciudadanos franceses con doble nacionalidad, una medida que los críticos criticaron como contraria a los derechos humanos fundamentales y una amenaza a los ideales democráticos de Francia. 

Ecos de Chirac 

El izquierdista NFP –una amplia formación que abarca desde el expresidente François Hollande hasta un grupo anticapitalista marginal– también ha asustado a muchos votantes alarmados por su programa económico de gran gasto y el radicalismo de algunos candidatos. 

Édouard Philippe, ex primer ministro, pidió explícitamente a los candidatos de su partido, aliado de Macron, que no se retiraran de las carreras tripartitas en las que un candidato del LFI representara a la izquierda. Aurore Bergé, ministra de Asuntos Familiares, fue un paso más allá e instó a los votantes a “unirse” contra el partido de Mélenchon. 

Los expertos señalan que muchos votantes ya no hacen caso a los consejos de los líderes de los partidos. También es posible que los candidatos se nieguen a retirarse a pesar de las indicaciones de las sedes políticas en París, lo que hace que el resultado de la segunda vuelta sea extraordinariamente difícil de predecir. 

Una cosa es cierta: la “aclaración” de Macron ha dejado claro que los votantes franceses ya no quieren que gobierne solo. 

Desde la audaz apuesta del presidente, una cita del exministro conservador Patrick Devedjian ha estado circulando en las redes sociales. Se refería a las desafortunadas elecciones anticipadas de Chirac en 1997, pero también podría aplicarse a Macron.

Al optar por disolver la Asamblea Nacional la noche de las elecciones europeas, Emmanuel Macron ha obligado a los partidos políticos a una campaña relámpago de tres semanas antes de la primera vuelta de las elecciones legislativas anticipadas del domingo 30 de junio. Este tiempo limitado obliga a France 24 a centrarse en lo esencial, en particular en las tres familias políticas en condiciones de ganar en la segunda vuelta del domingo 7 de julio. Por ello, nuestra serie de artículos sobre los programas solo presentará las propuestas del Nuevo Frente Popular, de la coalición presidencial Juntos y de Agrupación Nacional, ya que solo estas tres coaliciones están en condiciones de llegar al poder.

Por Benjamin Dodman–France24