Image default

Las Havaianas vuelven a escuchar ofertas para cambiar de dueños

Los hermanos Batista quieren desprenderse de Alpargatas, dueña de la famosa marca de sandalias, para cubrir deudas y multas tras el escándalo de coimas en su país.

La famosa marca de ojotas brasileñas Havaianas intenta resistir al desgaste de estar en oferta para ser vendida por segunda vez en meses. La firma de reconocimiento internaciones estuvo a punto de cambiar de dueños en los últimos días, cuando J&F negoció la venta de Alpargatas -la firma a la que pertenecen-. Pero según trascendió ayer, la operación se truncó por una diferencia de precio que J&F no convalidó.

Los interesados en quedarse con Alpargatas, que además de Havaianas es dueña de marcas como Topper y Osklen, eran dos fondos brasileños: Cambuhy Investimentos, de la familia Moreira Salles, e Itaúsa Investimentos, de los Villela y Setubal, que ofrecieron pagar entre u$s 1000 a u$s 1300 millones. Pero según aseguró la agencia Reuters que tuvo acceso a una fuente que intervino en la negociación, la propuesta no estuvo a la altura de las expectativas de J&F, que posee el 86% de la firma pero negocia la operación en exclusiva. Ese fondo, había tomado el control de Alpargatas en 2015 por u$s 768 millones cuando la compró a Camargo Correa.

Ahora, J&F retomará el proceso de venta asesorado por Banco Bradesco BBI. Y lo hará “lo antes posible” en forma de “una puja abierta”, según Reuters.

El apuro por vender no se debe en absoluto a problemas con la marca Havaiana, que de hecho es tan éxitosa dentro como fuera de Brasil. Se trata de una de las marcas más mencionadas por los consumidores en las investigaciones de mercado, aspiracional en países como Argentina, Australia, Angola, y Portugal.

Sucede que J&F Investimentos es el grupo que encabezan son Joesley y Wesley Batista, también dueños de JBS, el frigorífico involucrado en denuncias de sobornos por lo que se le aplicaron multas por u$s 3100 millones. Para afrontar parte de esos pagos, la firma necesita fondos que provendrán de desprenderse de activos, entre los que está Alpargatas.

De hecho, según informan medios brasileños, los ingresos de la venta de la participación de J&F en Alpargatas serán destinados a pagar un crédito de u$s 823.000 que la familia Batista recibió de la Caixa Econômica Federal. Ese préstamo está siendo investigado por la corte de auditorías de Brasil por posibles irregularidades.

La firma de ojotas Havaianas se creó in 1962 durante la explosión del movimiento brasileño del bossanova. La marca se globalizó y hoy es utilizada masivamente, desde las favelas de Río de Janeiro hasta las calles de Beverly Hills, en los pies de celebridades de la popularidad de Jennifer Aniston. El año pasado, en Brasil vendió 226 pares de ojotas.

A manos de J&F también llegó por apuros financieros, consecuentes a irregularidades. Camargo buscaba respiro a un endeudamiento por más de u$s 6000 millones que arrastraba desde la crisis de en su negocio del cemento y la construcción, luego de un conflicto por irregularidades en un contrato público y se desprendió de Alpargatas.

Según datos del mercado, Alpargatas en Brasil finalizó el primer trimestre con una baja de 18,7% de sus ventas, que se situaron en u$s 246 millones aunque sus acciones crecieron 62%.

Desde que la firma fue adquirida por J&F su valor de mercado subió de alrededor de u$s 1360 millones a u$ 1800 millones.

Por Florencia Lendoiro- Cronista