Image default

La representación de las mujeres está en declive en las elecciones de medio término en EE. UU.

De cara a los comicios de medio término del próximo 8 de noviembre, el número de mujeres que aspira a un escaño en el Congreso estadounidense es menor que en los citas electorales anteriores. Un paso hacia atrás en la representación de las mujeres en el Poder Legislativo de la nación norteamericana. A pesar de ello, hay un nuevo récord entre aspirantes latinas y afroamericanas. 

El panorama para la representación de las mujeres en el Congreso de Estados Unidos no es alentador. Las cifras apuntan a que no solo podrán dejar de ser minoría, sino que incluso podrían volver sobre los pasos andados. Todo apunta a que podrían perder escaños en el Legislativo del país. 

El retroceso tendría lugar en las elecciones de medio término el 8 de noviembre, en las que los estadounidenses elegirán la nueva composición de la Cámara de Representantes -435 escaños- y un tercio del Senado -35 escaños-. Según el Centro para la Mujer y la Política Estadounidense (CAWP) hay un 28% de candidatas a la Cámara de Representantes, un punto menos que en los comicios de 2020; y un 21,7% de mujeres que optan al Senado, frente al 23,9% de hace dos años.

Las cifras dan cuenta de una disminución que contrasta con el aumento dado en las últimas dos elecciones de medio término. En 2018 se rompió por primera vez el récord de escaños ocupados por mujeres. Lo mismo ocurrió en 2020. 

Así, todo parece indicar que la posición de las mujeres en el Legislativo de Estados Unidos se enfrentará a un revés la próxima semana. Uno que se da en el marco de un país que ocupa el puesto 72 en términos de representación política del ranking de Parline, que maneja datos de los parlamentos activos a nivel mundial.

La presidenta y cofundadora de la Fundación de la Mayoría Feminista, Ellie Smeal se une a los defensores de los derechos de la mujer en una manifestación en el Capitolio en Washington, EE. UU.. © ©Andrew Harnik / AP

Según señaló la directora de CAWP,  Kelly Dittmar, la representación es importante para la vida política, en el sentido en que “ver a mujeres en puestos de liderazgo puede inspirar a otras y tiene una importancia simbólica”. Y añade: “Aunque cada mujer es distinta, colectivamente aportan perspectivas diferentes por su experiencia vital y pueden poner temas distintos sobre la mesa”.

Republicanos vs demócratas: las cifras de las mujeres en el Congreso por partidos

En la actualidad, 24 de los 100 escaños del Senado estadounidense están ocupados por mujeres, mientras que en la Cámara de Representantes hay 123 mujeres para 435 asientos.

En la totalidad de las mujeres pertenecientes al Congreso, el 74% hacen parte del Partido Demócrata, mientras que el 26% hacen parte del Partido Republicano. 

Además, según Samantha Pettey, profesora adjunta de Ciencias Políticas en el Colegio de Artes Liberales de Massachusetts, aunque las dos bancadas tienen el número récord de legisladoras mujeres, los republicanos duplicaron la cantidad de féminas que tenían para el Congreso de 2019 a 2021. 

Para estas elecciones las cifras son distintas. Los demócratas optaron por un número mayor de mujeres para distintos cargos públicos. Específicamente hay 180 candidatas demócratas y 86 republicanas en búsqueda de un escaño.  

¿Qué podemos esperar de las elecciones en términos de representatividad en el Congreso? 

Analistas no auguran un cambio alentador en términos de representación de mujeres en el Congreso. Según Pettey, “se espera que las mujeres demócratas y republicanas ganen carreras a un ritmo similar, se prevé que las demócratas ganen alrededor del 53 por ciento de sus carreras y que las republicanas ganen alrededor del 49 por ciento.”

Además en esta pugna hacia el Poder Legislativo hay 34 contiendas de mujeres contra mujeres.

En este sentido, Petty asegura que específicamente en la Cámara de Representantes podría haber un aumento de representación para las mujeres, pero por un corto margen. Muy diferente a otros avances de los años pasados. 

“Dados los modelos de pronóstico discutidos aquí, y considerando las ocho carreras de mujeres contra mujeres, creo que podría ver a 129 mujeres ganando escaños frente a los 123 (actuales), o cerca de alrededor del 30 por ciento de la delegación total de la Cámara”, asegura la politóloga.

En cambio, el portal ‘FiveThirtyEight’, prevé que muchas de las congresistas que son más vulnerables a perder sus puestos son mujeres. Y predice: “Es muy posible que la cantidad de mujeres en el Congreso disminuya después de las elecciones de noviembre”. 

Al mismo tiempo, señalan que en la totalidad del Congreso el número de mujeres podría disminuir. “Según el pronóstico Deluxe, la cantidad de mujeres en el Congreso se reduciría a 135. Eso significaría una reducción sustancial en el número de mujeres sirviendo”.

¿Qué explicaría un posible declive? 

Una de las razones que también muestra el portal es que teniendo en cuenta los resultados favorables de 2018 y 2020, para este año no haya sido una prioridad el impulsar las candidaturas de mujeres al Congreso. “El éxito de los dos ciclos anteriores puede haber hecho que los líderes de ambos partidos sientan que hay menos necesidad de concentrarse en lograr que más mujeres sean elegidas”, asegura ‘FiveThirtyEight’.

Para Dittmar, el fenómeno responde a una percepción errada. “Cuando hablas de la ola rosa o del ‘Año de la Mujer’, hace que la gente piense que las cosas ya están hechas, que las mujeres se han hecho cargo”. 

La directora del ‘Center for American Women and Politics’ (CAWP) también señala otras razones. Una de ellas es el propio sistema electoral creado “por y para hombres” y cargado de estereotipos sobre la imagen masculina de liderazgo. 

Al mismo tiempo, hay unos factores estructurales, que van desde la inequidad en el acceso a la recaudación de fondos hasta el sexismo e incluso la violencia a la que se exponen las mujeres que optan por lanzarse a dichos puestos. 

Por otro lado, una razón estadística tiene que ver con que muchas mujeres se están jugando un escaño en el que tienen muy difícil encontrar una victoria. Tal como lo indica el pronóstico Deluxe, “el 48 por ciento de todas las candidatas a la Cámara y el 30 por ciento de todas las candidatas al Senado se postulan en escaños en los que tienen 50 en 100 o más posibilidades de ganar”.

Más allá de los números: las demandas que siguen siendo desatendidas

El Congreso instaurado en 2021 se catalogó como el más diverso de la historia en Estados Unidos. Pero a pesar de esto, muchas de las demandas de las mujeres de dicho país siguen estando en segundo plano. 

Lo mismo ocurre en que no necesariamente la elección de más mujeres signifique que estas cumplan con algunos de los pedidos más sonados de sectores, por ejemplo, feministas. 

Algunas de las candidatas para lograr un escaño en el Congreso han se oponen a la interrupción voluntaria del embarazo. © Mark Humphrey / AP

Una de esas cuestiones es el aborto, luego de un año en el que la Corte Suprema de Estados Unidos derogó el fallo Roe Vs Wade, que permitía los procedimientos de interrupción voluntaria del embarazo.  

Kaitlin Makuski, coordinadora política de Susan B. Anthony’s List, un grupo que trabaja para elegir candidatos contra el aborto, afirmó para ‘FiveThirtyEight’ que ha sido “fenomenal tener tantas mujeres defensoras vocales en el Partido Republicano” que también defienden la prohibición de los procedimientos de aborto. 

Incluso a pesar de que los movimientos feministas han ganado terreno Estados Unidos y han demandado que se revierta el fallo de la Corte Suprema, no todas las aspirantes al Congreso tienen en su agenda la salud reproductiva de las mujeres. 

Pettey muestra que mientras que algunas candidatas se refieren al aborto entre sus “problemas” o “políticas”, otras solo “presentan pequeños comunicados de prensa sobre los votos que apoyaron”. Poco más del 50% de las aspirantes mencionan el tema en su agenda programática.

Temas como el aborto son unos de los pendientes para el nuevo Congreso estadounidense. © Gemunu Amarasinghe / AP

Un pequeño salto para las mujeres afroamericanas y latinas 

A pesar de que las perspectivas no son muy alentadoras para las mujeres en estas elecciones de medio término, existe un pequeño avance en la representación de mujeres latinas y afroamericanas. 

Entre las postulaciones a la Cámara de Representantes se presentan 36 mujeres latinas o hispanas, un máximo histórico.

Además, tal como muestra ‘Politico’, “un número récord de mujeres de color, 263, se postuló para la Cámara”, de las cuales 92 son republicanas y 171 demócratas, unas cifras inéditas para los dos partidos. 

En paralelo, 22 mujeres afroamericanas buscarán un escaño en el Senado, otro récord en la nación norteamericana. 

En la actualidad, a pesar que las mujeres afroamericanas representan más del 7,5% de la población estadounidense, solo tienen poco más de 4% de representación en el Congreso. De hecho, no hay ninguna que ocupe un puesto en el Senado. 

Avanzar en la representación de mujeres pertenecientes a minorías en Estados Unidos tiene un especial interés en un país que, como muestra ‘NBC’, la mayoría de mujeres afroamericanas se sienten infrarrepresentadas.

Por Manuela Cano-France24 con EFE y medios locales