Image default

La reducción de impuestos en Brasil que podría desplazar las exportaciones argentinas

El gobierno de Jaír Bolsonaro anunció una rebaja unilateral para más de 6000 productos, en clara violación de la normativa del Mercosur. El empresariado cree que le restará competitividad a la industria nacional.

Un mal trago significó para el Gobierno la decisión de Brasil de reducir un 10% los derechos de importación sobre más de 6000 productos sobre los que rigen hasta ahora aranceles comunes a todos los países del Mercosur, en un intento de la administración encabezada por Jaír Bolsonaro de luchar contra el alto costo de vida a pocos meses de jugarse su futuro en elecciones presidenciales.

El lunes, el ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, comunicó que el 87% de los bienes alcanzados por el Arancel Externo Común (AEC) -la columna vertebral de la unión aduanera compartida con la Argentina, Paraguay y Uruguay- sufrirían una reducción del 10% en los derechos de importación. De acuerdo al parte de prensa del ministro, la rebaja impacta en porotos, carnes, pastas, galletitas, arroz y materiales de construcción, entre otros. 

Aunque los cambios se presentaron con “carácter temporario y excepcional”, el secretario de Comercio Exterior, Lucas Ferraz, reconoció que desde 1994 “no se había dado una revisión tan amplia” del AEC. Una revisión unilateral que ya provocó planteos de los socios e incomodidad en la Casa Rosada.

Fuentes gubernamentales dijeron a El Cronista que “se veía venir” una rebaja unilateral, similar al 10% recortado en noviembre de 2021 sobre el mismo universo de bienes, siempre con la excusa de la inflación. No obstante, en los despachos oficiales subrayaron que el accionar brasileño fue, esta vez, “unilateral”, y ya no consensuado como a fines del año pasado. 

Aunque la resolución no fue todavía puesta en marcha, el Gobierno inició conversaciones informales para asegurarse que no se afecten sectores sensibles, como los textiles, calzados y ciertos insumos industriales, y dejó notar que todavía negocia con Paraguay y Uruguay para que se acepte a nivel Mercosur la reducción obrada en noviembre pasado. 

Esta nueva rebaja, sin embargo, complica el escenario de acuerdo, más aún cuando Uruguay condiciona cualquier aprobación a una flexibilización de las negociaciones externas. El presidente oriental, Luis Lacalle Pou, viajó al Reino Unido y allí agitó la posibilidad de un acuerdo de libre comercio.

¿UN ANTES Y UN DESPUÉS EN EL MERCOSUR?

El economista Marcelo Elizondo, consultor y especialista en Comercio Exterior, consideró que “el Mercosur ha perdido el arancel externo común”, y sopesó que “las decisiones unilaterales son cada vez más generalizadas, y los socios muestran visiones estratégicas internacionales diferentes”. 

“No hay más status quo: o se crea una agenda nueva internacionalizada o se retrocede hasta la perención”, remató el exfuncionario y analista.

La empresaria Delia Flores, del grupo homónimo dedicado a logística y servicios de transporte, opinó que “la ventaja que da el Mercosur para los productos exportables de la Argentina casi desaparece” con estas medidas, porque la oferta exportable nacional “queda en franca competencia con otros países, perdiendo terreno en la región”. 

Como Elizondo, Flores interpretó que “los países miembro están tomando más decisiones unilaterales por falta de consensos, por diferentes visiones estratégicas internacionales o por necesidad”, y advirtió que “el mapa comercial del mundo ha cambiado y hay que moverse rápido ante las nuevas oportunidades que trae la guerra entre Rusia y Ucrania”. También hizo un contrapunto: Argentina y Brasil son socios en el Mercosur, pero a la vez competidores en varios, sino muchos, de los bienes exportables.

Entre los industriales, la lectura que hacen del anuncio brasileño es que implicará un desplazamiento de las preferencias competitivas argentinas y un eventual perjuicio en las ventas nacionales a ese mercado. Desde Buenos Aires, las comunicaciones con los influyentes manufactureros de San Pablo están a la orden del día para analizar acciones conjuntas.

Por Ezequiel M. Chabay-El Cronista