Image default

La nafta subió seis veces más que la luz en los últimos tres años

Edenor señaló que en tres años sus ingresos apenas mejoraron 31%, muy por detrás de la inflación y los ajustes de precios de otras empresas estratégicas para la economía como la nafta, que subió un 195%.

La distribuidora eléctrica Edenor, que opera en el norte y oeste de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, lamentó que el Gobierno le reconoció este año un aumento de apenas 8% en su margen (Valor Agregado de la Distribución, VAD), que representó un incremento de $ 2900 millones, “muy por debajo del requerimiento de $ 56.800 millones, necesario para realizar la operación y mantenimiento de la compañía”.

Además, la empresa sostuvo que el ajuste del 31% acumulado desde enero de 2019 en los ingresos de las distribuidoras, junto con incrementos del precio estacional y del transporte implicó una suba del 30% en la factura de electricidad de los usuarios residenciales.

“Al realizar una comparación contra otros servicios, vemos que en los últimos tres años el precio del transporte público se incrementó un 126%, la telefonía e internet un 167%, la nafta un 195%, la medicina prepaga un 202% y la educación un 274%, y lo mismo ocurriría con cualquier otro bien o servicio de la economía contra el que quisiéramos comparar el incremento de la factura”, dijo Federico Méndez, gerente de Planeamiento de Edenor, en la audiencia pública que se realizó ayer.

“Los ingresos disponibles en los hogares son limitados. Que otros servicios aumenten el 100 o 200% y la distribución eléctrica solo el 30% es injusto, arbitrario e inconstitucional, pero lo que es más grave, es que se trata de un error que pone en riesgo la calidad de servicio y posibles apagones“, concluyó Méndez.

Las distribuidoras remarcaron ayer que el próximo aumento de las tarifas no implica ninguna mejora en sus cuentas, sino que será exclusivamente como consecuencia de una reducción de subsidios.