Image default

La increíble historia de cinco familias argentinas con bebés de vientres subrogados que tuvieron que abandonar Ucrania

El canciller Santiago Cafiero informó que las familias ya están a salvo en territorio polaco. “Luego de un complejo operativo que duró cerca de 23 horas” para sacarlos del país bajo ataque ruso, señaló.

El canciller Santiago Cafiero informó hoy que las cinco familias argentinas y sus bebés recién nacidos (concebidos a través de vientres subrogados en Ucrania) ya llegaron a salvo a territorio polaco, “luego de un complejo operativo que duró cerca de 23 horas” para sacarlos del país bajo ataque ruso.

Así lo informó el canciller este mediodía a través de su cuenta de Twitter, donde escribió: “Las cinco familias argentinas y sus hijos recién nacidos ingresaron hoy a territorio polaco para retornar a nuestro país, luego de un complejo operativo que duró cerca de 23 horas”.https://twitter.com/SantiagoCafiero/status/1497958378110390275

Añadió que todo eso “fue posible gracias a la coordinación permanente de nuestras embajadas en Ucrania y Polonia”.

Ayer se había informado que -tras intensas gestiones diplomáticas- cinco familias argentinas con bebés de vientres subrogados, alojadas en el sótano de la residencia de la embajada argentina en Ucrania, estaban camino a Polonia.

El jefe del Palacio San Martín dio a conocer esa noticia y agradeció el “gran trabajo de la embajadora Elena Mikusinski y del cuerpo diplomático” para con ellos.

Hoy, el funcionario informó que llegaron a destino y se encuentran a salvo.

Según precisó en las últimas horas Cafiero, hay 83 argentinos registrados y 20 que están transitoriamente en Ucrania y la embajada continúa trabajando para brindarles asistencia.

Ucrania es uno de los principales destinos mundiales para la subrogación de vientre, por lo que miles de hombres y mujeres arriban al país de Europa del Este para cumplir su sueño de tener una familia.

Sin embargo, lo que para este grupo de argentinos iba a ser un viaje de pura felicidad, se vio transformado en una odisea por la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de invadir territorio ucraniano.

Ante la avanzada militar, la Embajada argentina en Kiev había pedido a los 103 ciudadanos que se encontraban en Ucrania que abandonaran el país, aunque varios de ellos manifestaron a la representación diplomática su intención de permanece allí.

En este contexto, el Gobierno comenzó a diagramar junto a otros países de la región un plan para rescatar a los latinoamericanos que se encuentran en Ucrania.