Image default

La cocina del apoyo kirchnerista al anuncio de Sergio Massa y el desaire a Alberto Fernández en Mendoza

Otra vez el Presidente estuvo lejos de un anuncio importante de política económica. Cómo logró el ministro Sergio Massa apoyo político interno. Charla con Cristina Kirchner, reunión con Kicillof y un secreto que se guardó 36 por horas.

A la misma hora que el presidente Alberto Fernández aterrizaba en Mendoza, casi en soledad política, reaparecía por radio uno de los voceros del kirchnerismo con otro mensaje de apoyo a Sergio Massa tras el anuncio matutino de la recompra de deuda. Quedó claro que el ministro sigue contando con el aval del ala K del Gobierno.

Fue Andrés Larroque el primero en hablar en un día clave para el ministro de Economía, apenas un rato después del mensaje en el que Massa anunció la recompra de deuda. “Le tocó, no eligió este contexto económico”, repitió “El Cuervo”, tal como lo viene haciendo desde hace varios meses.

El ministro de Desarrollo con la Comunidad usó además una palabra fuerte para definirlo: destacó la “valentía” del líder del Frente Renovador al “asumir esa responsabilidad”. Y en la misma entrevista de AM530 repitió que su objetivo es “estabilizar la economía”.

Cinco minutos duró el mensaje grabado por el ministro de Economía Sergio Massa

Larroque fue más allá y habló sobre “movimientos desestabilizadores y corridas con el objetivo que el gobierno no termine y reemplazarlo por una asamblea legislativa”. En ese contexto, entiende el kirchnerismo, el ministro hizo una jugada de alto riesgo que al mismo tiempo puede ser positiva.

El dirigente, cercano a Máximo y a Cristina Kirchner, no cargó las tintas sobre el jefe de la cartera de Hacienda aunque insistió en su pedido por reemplazar los planes sociales por una suma fija.

Sobre los próximos meses se mostró resignado y habló de “trabajar para transitar este momento de la mejor manera y llegar lo mejor posible al proceso electoral”.

ACUERDO CON EL KIRCHNERISMO

Es evidente que el acuerdo entre el kirchnerismo y Massa sigue intacto. El propio ministro se encarga de mantener sus redes políticas. No fue casual su visita a Axel Kicillof en el Hotel Provincial de Mar del Plata ni su paso por Chapadmalal para conversar con el Presidente.

Kicillof es el puente hacia Cristina Kirchner. El gobernador, la principal voz económica que escucha la Vicepresidenta, analizó con Massa el impacto que provocará en las cuentas provinciales el fallo de la Corte Suprema por el que Nación deberá incrementar las transferencias a la Ciudad de Buenos Aires. Ahí hablaron sobre la recompra de deuda, aunque no lo blanquearán.

El sábado, día en que Sergio Massa decidió la recompra de deuda, se reunió con Axel Kicillof en Mar del Plata

Cristina Kirchner estuvo informada. Cerca de Massa subrayan que él mismo le detalló su plan después de tomar la decisión con su equipo, el sábado a la tarde, en Mar del Plata.

Sobre el mismo anuncio habló el ministro en la residencia de descanso presidencial con Alberto Fernández y con el mar de fondo. Después coordinó con la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, la postergación del horario de salida del Boletín Oficial.

El secreto se guardó hasta el lunes a las 9.05 de la mañana por consejo del equipo de abogados del Ministerio de Economía.

DESAIRE EN MENDOZA

Otra vez, este miércoles por la mañana, el Presidente estuvo lejos de un anuncio importante. A la hora en que se difundió el mensaje que fue grabado en la noche del domingo, Fernández se aprestaba para salir hacia Mendoza junto al ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis. En El Plumerillo lo recibieron el secretario de Malvinas, Guillermo Carmona, y el ex diputado José Luis Ramón, apenas un aliado. No hubo funcionarios provinciales ni dirigentes políticos del Frente de Todos. La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti justo estaba de viaje, al igual que la flamante presidenta del PJ, la intendenta de Santa Rosa Florencia Destéfanis.

Guillermo Carmona y José Luis Ramón recibieron al Presidente en Mendoza

Tal como lo había advertido, el gobernador radical Rodolfo Suárez se quedó en su despacho y mandó a la inauguración al ministro de Infraestructura molesto por el laudo presidencial de fin del año pasado en el que Alberto Fernández aceptó el reclamo de La Pampa y pidió un nuevo estudio ambiental para la construcción de la represa de Portezuelo del Viento sobre el Río Colorado. “Lamento que Rody no esté entre nosotros, creo que se equivocó. Igual le mando un abrazo y espero que sigamos trabajando juntos”, afirmó Fernández. En cambio, el pampeano Sergio Ziliotto sí espera satisfecho al Presidente para recorrer este jueves las obras del gasoducto Néstor Kirchner en General Acha.

Por Analía Argento – El Cronista