Image default

La amenaza nuclear de Putin: ¿un peligro falso o real?

El presidente ruso Vladimir Putin puso sobre la mesa la amenaza nuclear en su guerra con Ucrania. El arsenal nuclear ruso es el mayor del mundo, pero esto no significa que Moscú esté dispuesto a utilizarlo.

¿Rusia tiene el dedo sobre el botón nuclear? Al menos esa es la impresión que intenta dar Moscú en su guerra contra Ucrania. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció el lunes 28 de febrero que había transmitido a los centros de mando las órdenes del presidente Vladimir Putin, quien la víspera había puesto a las “fuerzas nucleares del Ejército ruso en alerta especial de combate”.

El mensaje puede haber estado encriptado, pero no engañó a nadie: “Esta es una forma de que Vladimir Putin muestre sus músculos nucleares”, dijo a France 24 Polina Sinovets, directora del Centro de No Proliferación de Odessa.

El mayor arsenal nuclear del mundo

¿Hay razones para temer que Moscú sumerja al mundo en una temida guerra atómica? Rusia tiene, de hecho, los medios. Posee el mayor arsenal del mundo, con casi 6.000 cabezas nucleares, frente a las 5.500 de Estados Unidos. De estas, unas 1.600 ya están desplegadas, según un informe del Boletín de Científico Nuclear, la asociación que también dirige el llamado “reloj del juicio final”.

A Rusia tampoco le faltan misiles para lanzar sus bombas nucleares a los objetivos designados. “Hay unos 2.000 misiles tácticos que pueden utilizarse en conflictos regionales y 1.597 misiles balísticos estratégicos de largo alcance”, agregó Polina Sinovets.

“Si Rusia utilizara armas nucleares durante este conflicto, no solo estaría satisfecha con misiles de corto alcance”, dijo Nikolai Sokov, experto en armas nucleares rusas del Centro de Desarme y No Proliferación de Viena, al ser contactado por France 24.

Pero el exasesor de los ministerios de Asuntos Exteriores soviético y ruso de 1987 a 1992 no cree en la inminencia de la amenaza nuclear rusa. Al igual que Polina Sinovets, que afirma que “este anuncio no hace al mundo mucho más peligroso”.

De hecho, para la mayoría de los analistas, la declaración de Vladimir Putin debe considerarse más bien “una señal política”. Según Nikolai Sokov, el presidente ruso intenta matar dos pájaros de un solo tiro.

“Se dirige a los ucranianos, en primer lugar, para presionar a sus delegados en la negociación con Rusia en la frontera con Belarús. Es una forma de intentar hacerles entender que Moscú está dispuesto a llegar muy lejos si Kiev no cede a las exigencias rusas”, analiza Rafael Loss, especialista en doctrina nuclear del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, en diálogo con France 24.

Al mismo tiempo, “Vladimir Putin intenta advertir a Occidente de que, en caso de interferencia militar en el conflicto con Ucrania, se reserva la opción de utilizar armas nucleares”, agregó este experto.

Los mil y un peldaños de la escalera nuclear rusa

Pero el jefe del Kremlin no estuvo contento solo con hacer amenazas. Su orden de poner las “fuerzas nucleares del Ejército ruso en alerta especial de combate” cambia la ecuación nuclear rusa… Pero nadie sabe realmente cuánto. “El problema es que se hace fuera de todo marco y que esta orden no entra en los casos previstos para el uso de la fuerza disuasoria en la doctrina nuclear rusa”, señaló Nikolai Sokov.

El propio Vladimir Putin firmó el llamado primer documento oficial ruso en 2020, que enumera cuatro casos en los que Moscú se autoriza a utilizar su arsenal nuclear. Todos ellas son defensivas y no cubren el uso de armas nucleares en apoyo de una guerra de invasión o como medida de represalia contra las sanciones internacionales.

Lo más probable es que la orden “ponga en alerta a los equipos de los centros de mando y control (de lanzamiento de misiles), acorte el tiempo y simplifique los procedimientos para emitir la orden de lanzamiento de misiles”, dijo Rafael Loss.

“En la escala de un conflicto nuclear, hay muchos otros pasos”, agregó el especialista en conversación con France 24. Para él, si Vladimir Putin decidiera aumentar aún más la presión, “empezaría por mencionar directamente las armas nucleares, cosa que aún no ha hecho”.

En ese caso, “los submarinos equipados con armas nucleares probablemente empezarían a moverse”, añadió Rafael Loss. Y “los misiles nucleares saldrían de los hangares y se cargarían en los bombarderos”, añadió Nikolai Sokov.

Según los expertos contactados por France 24, se trata de señales que las imágenes por satélite probablemente podrían detectar.

Pero incluso si Moscú decidiera activar su arsenal nuclear -en respuesta, por ejemplo, al envío de tropas estadounidenses a Ucrania- “Vladimir Putin sabe que esta arma solo se utiliza para el chantaje diplomático, porque es consciente de que si la utiliza, Moscú sería bombardeada a cambio”, resume Polina Sinovets.

Un peligroso clima de incertidumbre

Sin embargo, el chantaje no parece haber tenido el efecto deseado. La administración estadounidense reaccionó con cierta calma, “tomando nota” de la decisión rusa de elevar el nivel de alerta, mientras que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ni siquiera mencionó la amenaza nuclear rusa.

Vladimir Putin se encuentra en una situación delicada: “Las sanciones se acumulan, la ofensiva sobre el terreno no va tan bien como se esperaba, lo que le deja como única ventaja las armas nucleares”, resume Rafael Loss.

Por ello, puede verse tentado a aumentar la presión con la esperanza de hacer reaccionar a los países occidentales y obtener concesiones.

“El uso de la amenaza nuclear en el contexto de este conflicto es un terrible error que perjudicará a Rusia y a Vladimir Putin”, consideró Nikolai Sokov. El presidente ruso “será visto como imprevisible, peligroso y rápido en exponer la amenaza nuclear. Esto solo sirve para reforzar el aislamiento de Rusia en la escena internacional”, añadió.

La escalada nuclear rusa también crea un “clima de incertidumbre en el que puede producirse un trágico accidente”, advirtió Nikolai Sokov. Quien además señaló que una parte importante de los misiles rusos son de “doble uso”, es decir, pueden utilizarse como misiles convencionales o nucleares.

¿Cómo podemos estar seguros de que un misil ruso no está equipado con una bomba nuclear? La tentación de lanzar ataques preventivos que llevarían el conflicto a una dimensión totalmente nueva podría ser grande para otras potencias nucleares…

Fuente: France24